"Hay muchos casos de lesiones entre alumnos, amenazas, algunos daños", explicaron miembros del Área de Servicios de Resolución Alternativa de Conflictos Penales. Trabajan junto a la Policía Comunitaria.

COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Escuchá el audio) – Desde el Área de Servicios de Resolución Alternativa de Conflictos Penales del Ministerio Público Fiscal, el doctor Andrés Alvarellos y el Licenciado Fernando Palindra informaron en Actualidad 2.0 que “tenemos un promedio de 900 casos por año en general, pero vemos que crecen los casos en el ámbito escolar”. Por tal motivo, destacaron que “hay que saber cómo reaccionar ante hechos violentos y armar una red de contención”.

Preocupa el incremento de casos de violencia en escuelas de Comodoro

Los integrantes del Ministerio Público Fiscal destacaron que el área al que pertenecen puede intervenir “en cualquier conflicto penal donde no haya un alto grado de delincuencia”.

Alvarellos destacó que “todo inicia porque hemos notado que ingresaban muchas denuncias por conflictos donde participaban chicos en edad escolar y no sólo entre ellos, sino también en la comunidad educativa: violencia contra docentes o entre padres”.

“Se hizo una intervención temprana para analizar el conflicto, y surge la cuestión de llegar a los docentes y directivos para darles lineamientos sobre cómo realizar una denuncia, llegar al poder judicial y hacer una tarea de prevención para que puedan manejarse con mayor eficiencia”, planteó.

Consultado sobre los tipos de conflictos en escuelas, el doctor detalló que “se ven muchos casos de lesiones entre chicos, banditas, daño, y es lo que visibiliza el conflicto real detrás de esa conducta”.

Por su parte, Palindra indicó que “en el ámbito educativo es por una cuestión de convivencia, respeto por las reglas para convivir. Desde las escuelas hay una demanda porque muchas veces se traslada hacia afuera, pero como son entre alumnos, conviven con el conflicto todo el tiempo”.

“La demanda de la que hablaba el doctor Alvarelo surge y a veces las denuncias de los propios padres terminan en la justicia. Por eso, se pensó en cómo integrar el trabajo de todos”, resaltó.

Además, el licenciado indicó que “hay un incremento" de los casos. Dijo que "en general, nuestro servicio está trabajando con un promedio de 900 causas anuales penales en general, y por suerte, con un alto grado de acuerdo" pero "han crecido las estadísticas respecto a colegios; nos ha llamado la atención el grado de agresión en el colegio y el entorno”, planteó.

Finalmente, destacó que “con la escucha activa de los chicos, realmente entienden la problemática” y agregó que “lo que intenta hacer todo el sistema es generar confianza para que la gente no se sienta indefensa. Es una herramienta más para poder afrontar la conflictiva violencia”.