El mes de octubre se convierte en la peor época para gatos blancos y negros. Pero desde septiembre, su "demanda" aumenta en varios países, y este rincón del mundo no es la excepción. Tanto es así, que varias asociaciones mascoteras argentinas y de Chubut advierten a los dueños de gatitos que no los regalen en este época del año, ya que podrían terminar siendo víctimas de sacrificios animales.

Aunque a algunos les parezca extraño, bizarro o les cueste creerlo, hay quienes usan felinos de estos colores para entregarlos en sacrificio en distintos rituales, y la noche de Halloween o el Día de Muertos - el 30 de octubre- suele ser la fecha signada para ellos.

En los grupos mascoteros se suelen multiplicar ya desde fines de agosto el pedido "busco gatito negro para adoptar", haciendo especial énfasis en el color.

La llegada del mes de octubre ha probado ser una sentencia de muerte para los gatos negros y blancos, que mueren en todo tipo de rituales que se celebran con motivo del Día de los Muertos. Parece mentira, pero hoy día aún existe la superstición de que los gatos están relacionados con la suerte, siendo los gatos blancos símbolos de la buena suerte y los gatos negros símbolos del mal augurio.

Dado este tipo de peligros, muchas asociaciones y protectoras de animales no los entregan en adopción durante el mes de octubre, para evitar este tipo de sucesos, sobre todo si se trata de cachorros de corta edad, los “favoritos” para los practicantes de dichos rituales.

"Tanto en la noche de Halloween, el día de Todos los Santos y los días cercanos; se recomienda no dar en adopción gatos completamente blancos o negros, porque son fiestas muy vinculadas a los ritos y los gatos de estos colores tienen una simbología especial", explican desde una organización internacional, y recuerdan que "son sacrificios de sangre que forman parte de creencias populares, que lo único que consiguen es sacrificar a un animal que lo único que busca es una familia que le quiera".

Es justamente debido a las supersticiones, que a los gatitos de estos dos colores se les dificulta encontrar familia, y también porque se cree que tienen comportamientos más agresivos. Sin embargo, tal y como afirman los expertos, esas creencias no podrían estar más lejos de la realidad. Es más, mirando cuestiones genéticas, se podría hasta afirmar que los felinos de colores rojizos, crema y amarronados tardan más en tranquilizarse ante desconocidos que los gatos de cualquier otro color, incluyendo los negros.

Con información de Fundación Affinity