COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El problema de Energía del Sur se origina en una baja de tarifa reconocida por el mercado mayorista al que entrega la electricidad generada desde su planta en barrio Ciudadela, ya que actualmente recibe 13 dólares por Megawatt hora (así se mide la potencia entregada), mientras que la empresa requiere 19 dólares como tarifa de equilibrio. Aunque desde Provincia se dijo que el problema estaba encaminado por gestiones ante Nación, en la empresa no tienen definiciones.

Los 130 Mw que genera Energía del Sur equivalen al consumo de electricidad del área de Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y otros grandes consumidores, como el sistema acueducto.Incluso brinda estabilidad a la interconexión a Caleta Olivia.


“Si esta empresa sale de servicio, hay una afectación importante –explicó el ingeniero Jorge Ramos, gerente de planta, en contacto con ADNSUR-. En los últimos días estuvimos generando a media potencia, porque hubo un aporte importante de los parques eólicos de la zona, como Manantiales Behr, Malaspina y Garayalde, que generan una parte de electricidad para esta zona, pero si no hay viento, esa generación no existe”. 

El aporte eólico tiene un problema adicional, que se vincula a la falta de líneas sólidas para transportar energía hasta la ciudad: “Si bien trasladan energía por las líneas existentes, éstas son débiles, no son de 500 Kv, que cuentan con otra robustez: el problema, si faltara Energía del Sur, es que habría que transportar mucha electricidad por esas líneas, lo que sería una situación muy comprometida por el alto consumo de Comodoro. Es un riesgo que deje de funcionar esta planta, para todo el área”.

Por qué se le redujo la tarifa

Originalmente la planta generaba 77 Mw, con turbinas a gas de ciclo abierto. En el año 2010 se puso en servicio la ampliación de la misma, con la incorporación de una turbina de ciclo combinado, una tecnología que permite mayor eficiencia energética y también ambiental. 

 

 

Ese sistema posibilita que en lugar de liberar dióxido de carbono, por la quema de gas, se aprovechen esas emisiones de las turbinas a gas, pasando por una caldera que posibilita generar mayor potencia. Así, se reduce el impacto sobre el ambiente y la planta pasó a generar 130 Mw. 

A partir de esa modificación, se firmó el nuevo contrato con la Secretaría de Energía de la Nación, que para amortizar la inversión, se le reconoció por contrato un valor de 46 dólares por Mw/h, durante 10 años. 

“Para tener una referencia, los parques eólicos hoy cobran alrededor de 55 dólares por Mw/h”, explicó Ramos.

Al cumplirse el plazo del contrato, en septiembre último, la planta comenzó a recibir el precio “Spot”, que es el valor para la energía sin contrato, en respuesta a la demanda espontánea. “El precio que paga el mercado a la energía sin contrato, es de 13 dólares, que es lo que la empresa está cobrando hoy”, añadió Ramos.

El problema se vincula además con las definiciones generales en materia tarifaria que debe adoptar el país en las próximas semanas, a partir de lo que anunció el presidente Alberto Fernández, respecto del descongelamiento paulatino de tarifas. 

Pérdidas de 30 millones por mes

Para cubrir sus costos, la empresa reclama una tarifa de al menos 19 dólares por Mw/h, lo que comenzó a plantearse desde julio del año pasado, sin que haya una respuesta favorable hasta el momento. 

Aunque el ministro de Infraestructura de Chubut, Gustavo Aguilera, había informado a ADNSUR que el problema estaba en vías de solución, según la reunión que mantuvo con el secretario de Energía de la Nación en el mes de febrero, esto no se ha concretado aún. 

“Estamos esperando una respuesta positiva, pero hasta ahora la realidad es que no ha habido una solución al problema”, agregó por su parte el gerente de Relaciones Laborales de Energía del Sur, Luis Vasallo. 

Hoy la empresa pierde alrededor de 30 millones de pesos por mes, por lo que se apunta a lograr una tarifa que le permita equilibrar las cuentas. “Seguimos en conversaciones con Nación, pero no hay nada resuelto -enfatizó Vasallo-, de lo contrario ya hubiéramos resuelto el problema con los empleados”.

“Esta planta tiene el objetivo de seguir funcionando –planteó Ramos-. Algunos dicen que la empresa tuvo altas ganancias en los últimos años, pero hubo que sostener el funcionamiento de la turbina de ciclo abierto, que es mucho más costosa, entonces se usaba la plata del contrato para operar toda la planta. Los dueños prácticamente no se llevaron dividendos, porque se pagaron los préstamos para la obra y se pudo amortizar la inversión, tal como se presentó ante la Secretaría. Nosotros hicimos un mantenimiento programado en octubre del año pasado, pese a que no teníamos seguridad de la tarifa para seguir operando y eso costó varios millones de dólares. Queremos seguir trabajando, pero no se puede funcionar a pérdida”.