"Ómicron pone de manifiesto la necesidad de incrementar las vacunaciones en todo el mundo, incluso en las zonas de conflicto", expresó Esperanza Martínez, jefa del Equipo de gestión de crisis por COVID-19 del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). 

En un documento hecho publico por la Cruz Roja Internacional, remarcan que "la inequidad en el acceso a las vacunas nos afecta a todos. Ómicron pone de manifiesto que todos somos vulnerables cuando grandes partes del mundo no están vacunadas. Para superar la pandemia de COVID-19, es absolutamente necesario vacunar a las decenas de millones de personas que viven en zonas de conflicto y en zonas de difícil acceso".

"Hasta ahora, solo una pequeña cantidad de vacunas ha llegado a las zonas de conflicto, donde muchas veces familias y comunidades enteras carecen de acceso a servicios básicos de salud. El CICR estima que, actualmente, más de cien millones de personas viven en zonas controladas en forma total o parcial por grupos armados no estatales, lo que significa que las campañas de vacunación de los ministerios de Salud no suelen alcanzarlas", continúa al manifiesto.

"¿Cómo podemos llegar a estas personas? ¿Cómo logramos que no queden excluidas de las campañas de vacunación y, por lo tanto, expuestas a nuevas variantes de la COVID? Es necesario que tomemos tomar medidas contundentes y colectivas, de alcance mundial", apuntan.

"El papel del CICR en esta tarea tan compleja es apoyar a las autoridades sanitarias locales y a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja en el desarrollo de planes nacionales de vacunación. El CICR también facilita las vacunaciones en las zonas de difícil acceso: mediante su acción humanitaria y neutral, ayuda a llegar a esas esas zonas a través de las líneas del frente y colabora con la logística del transporte y la cadena de frío", remarca el texto difundido.

Advierten que "los conflictos armados son impredecibles. Las infraestructuras y los sistemas de salud muchas veces quedan debilitados y en malas condiciones. Las negociaciones con los grupos armados pueden ser procesos largos y sensibles. La vacunación de la población en esas zonas es difícil y delicada. Pero es necesaria".

En ese contexto, mencion an que "la baja tasa de vacunación en los países en conflicto es alarmante. En Etiopía, Sudán del Sur y Yemen, aproximadamente el 1,2 % de la población ha recibido el esquema de vacunación completo. La tasa de Somalia es del 3,5 %, y la de Siria, del 4 %. En comparación, la tasa mundial de vacunación completa es del 43 % , según Our World in Data."

"La propagación a gran velocidad de ómicron en el mundo muestra la importancia de incrementar las tasas de vacunación en todos lados para reducir el riesgo para el personal de salud y la población, y prevenir el potencial surgimiento de variantes nuevas y preocupantes. La vacunación de la población en las zonas de conflicto es un paso necesario para superar la pandemia. También debemos vacunar a las personas detenidas y a las personas migrantes."
 

Ejemplos de actividades recientes del CICR 
 

• En Colombia, el CICR ayuda a los equipos móviles del Ministerio de Salud a ingresar en zonas de conflicto de difícil acceso y transportar las vacunas hasta allí. 
 

• En Indonesia, el CICR trabaja con la Cruz Roja Indonesia para apoyar a los equipos de vacunación en zonas remotas y sensibles del este del país. 
 

• En Mozambique, el CICR facilita el trasporte de vacunas y de los equipos de vacunación del Ministerio de Salud en tres distritos afectados por el conflicto. 
 

• En Ucrania, el CICR ha apoyado el fortalecimiento de la infraestructura sanitaria para proporcionar vacunas a las comunidades del este del país, incluidas las afectadas por el conflicto. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!