Un total de 110 barcos se encuentran varados en el Golfo Nuevo, frente a la costa de Puerto Madryn, debido a un temporal de viento que se registra mar adentro. 

El jefe de la Prefectura Naval Argentina en la ciudad, Prefecto Principal Ernesto Finelli, indicó que según el informe meteorológico "mañana empezaría a bajar la intensidad del viento y es posible que las condiciones sean más favorables para que los buques vuelvan a zarpar hacia la zona de trabajo".

En una entrevista con Canal 12, Finelli reveló que el Golfo "tiene tres zonas delimitadas que son justamente para estos casos", y en ese sentido explicó que "la zona más cercana a la costa, el barco tiene la obligación de fondear, todo esto se hace para mantener la seguridad, dado que si bien el Golfo es grande los barcos también lo son y hay muchos".

Sostuvo que hay otra zona "que le sigue que es para que el buque quede al garete, que no tire el ancla y quede con máquinas en apresto" y la última, es la "más cercana de la boca que es para evolucionar, el barco puede ir de un lado a otro navegando en una velocidad de seguridad", señaló.

Sostuvo que a esto se le suma que "estamos en una época de ballenas y la idea es que el barco se mueve lo menos posible y dentro de todo en proximidades al corredor náutico". No obstante aclaró que "los capitanes son profesionales y están instruidos" para actuar en estas condiciones. 

Finelli precisó que "tenemos el control radioeléctrico de los buques, ellos tienen la obligación de pedir autorización respecto a todos los movimientos que hacen".