POLONIA (ADNSUR) - Una decisión del Gobierno de Polonia generó enojo y repudio en gran parte de su población, luego de que se anunciara la prohibición de adopción para las personas homosexuales.

La ley fue impulsada por el partido gobernante nacionalista, que ha hecho de las políticas antigay una parte importante de su plataforma de gobierno, y actualmente prohíbe a las parejas del mismo sexo adoptar niños.

En esta ocasión se busca ir más allá, para evitar que una persona homosexual soltera pueda ejercer la adopción.

"Estamos preparando un cambio donde (...) las personas que convivan con una persona del mismo sexo no puedan adoptar un niño, así una pareja homosexual no podrá adoptar un niño", dijo el viceministro de Justicia, Michal Wojcik.

En los últimos dos años, cabe destacar, más de 100 pueblos y ciudades del país se han declarado "zonas libres de LGBT", y la Unión Europea ya advirtió a Polonia con sanciones en caso de continuar con sus políticas discriminatorias.