CÓRDOBA (ADNSUR) - Tras su paso por la Patagonia, "Por el mundo en casa" llegó hasta la provincia de Córdoba, con Marley y Lizy Tagliani como conductores. Sin embargo, como sucedió en otros destinos que ya habían visitado en plena pandemia por el coronavirus, esta vez también hubo polémica.

Todo se generó a partir de un debate en torno a  los chistes que se hicieron en lugares históricos mientras realizaban un recorrido por Córdoba. Uno de ellos fue Enrique, quien cuestionó: " “Fue una payasada, no mostraron nada. Solamente se la pasaron haciéndose bromas... (y de mal gusto). En la iglesia jesuítica, en vez de mostrarla pusieron a un tipo haciéndose el que defecaba en uno de los baños que datan de siglos”.

Por otro lado, en la misma sintonía, Mónica escribió: "No llenó mis expectativas. Todo mostrado en forma improlija. Queriendo imitar la tonada cordobesa. Y con comentarios chabacanos. Se perdía la esencia del lugar que visitaban. Igualmente, es un bueno pantallazo de nuestra bellísima Córdoba”.

Aunque muchas críticas apuntaron al intento de imitar la tonada cordobesa, el momento dentro de la iglesia de Ciudad de Córdoba fue el que más molestó. “La guía quería explicar, mientras se tocaban el cul... y se reían. Ordinarios”, agregó Marcela según publica el portal Voy.

No obstante, los defensores de  la dupla que la rompe todos los domingos por la noche, recalcaron el tipo de humor que manejan. "Si querían un documental, éste no es el programa”, le recomendó Sonia a los críticos.