COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – En las últimas horas del miércoles, comenzaron a circular por redes sociales imágenes de los alimentos y productos  limpieza destruidos sobre la nieve, que según señalaron al compartir las fotos, estos habrían sido arrojados desde un avión a la población de la comunidad Vuelta del Río, y como estaban todos juntos en una bolsa de nylon fina, al caer se rompió.

Tras la difusión de las imágenes, se generó una polémica acerca de la asistencia que se brinda a los pobladores que están aislados por el temporal de nieve en la zona de Cushamen. Emilio Peirot, jefe de la División Aérea de la Prefectura Naval de Comodoro Rivadavia, brindó detalles de cómo se realizan las tareas de asistencia desde el aire.

Polémica por las fotos de alimentos destruidos que fueron entregados a chubutenses aislados por la nieve

Peirot explicó que el helicóptero de la Prefectura de nuestra localidad participó en el rescate de una pareja y su bebé de 8 meses, además de la asistencia brindada a varios pobladores. Destacó que el helicóptero utilizado, es uno de los únicos que hay en la Patagonia que tiene grúa de rescate. Y aclaró que la gran complicación en estas condiciones climáticas, sobre todos para  los helicópteros, es que comienza a volar la nieve y se pega el hielo en la aeronave “fue complejo operar en la zona de Cushamen por las condiciones climáticas".

Polémica por las fotos de alimentos destruidos que fueron entregados a chubutenses aislados por la nieve

El prefecto indicó que a los pobladores se les indica que si necesitan algo dejen bandera o un tapo rojo para pedir ayuda: “Íbamos descendiendo donde veíamos bandera roja, en algunas ocasiones ni siquiera aterrizábamos”, indicó. Mientras aseveró que  "los módulos alimentarios son arrojados desde alturas mínimas de no más de 50 centímetros “donde ellos lo podían agarrar”.

Respecto de las fotos difundidas por redes sociales donde se ven alimentos rotos sobre la nieve, manifestó:  “No creo que desde el helicóptero se haya arrojado a una altura tan grande como  para que se rompan los alimentos, nos estacionamos apenas tocando la rueda en la nieve y dejábamos ahí los módulos, la gente se acercaba y se los llevaba”, dijo a FM Cadena Tiempo.

Además destacó que “me permito especular que a lo mejor no había gente y lo agarraron los perros, o fueron arrojados desde el avión que no puede volar a velocidades y alturas tan bajas como nosotros, el avión pasa a no menos de 80 km/h y a una altura de no menos de 50 metros”, detalló.