La hacen en Las Vegas. Se llama “óctuple bypass” y se prepara con 8 piezas de carne y 40 tiras de panceta frita.

CAPITAL FEDERAL - La pasión por las hamburguesas de los norteamericanos parece no tener límites. Más allá de la búsqueda del sabor, los restaurantes de los distintos estados parecen competir por el tamaño y ofrecerlas cada vez más grandes y con más calorías.

Para nada "diet": así es la hamburguesa de 20 mil calorías

El restaurante Heart Attack Grill ("La parrilla del ataque al corazón", podría ser la traducción), ubicado en Las Vegas, presentó en 2005 una hamburguesa de 9.982 calorías y un peso de casi un kilo y medio que le valió el ingreso al libro Guinness de los récords como la hamburguesa más calórica. La llamaron "Cuádruple bypass", una humorada que posiblemente no cause gracia a ningún cardiólogo.

No conforme con su propuesta extrema, los dueños de Heart Attack fueron por más y ahora tienen en su menú otra hamburguesa de 20 mil calorías. Llamada "Octuple bypass", lleva por 8 piezas de carne, 40 tiras de panceta frita, cebolla, 16 fetas de queso y mide aproximadamente 45 centímetros.

Pero Las Vegas no es la única ciudad estadounidense que se jacta por el tamaño de sus hamburguesas. En Atlanta, estado de Georgia, existe otro restaurante que promulga la misma filosofía. Su estrella también se llama "Cuádruple bypass" y, como lo sugiere el nombre, es una creación que no es para los débiles de corazón.

El plato es obra del restaurante The Vortex, y consta de seis hamburguesas de carne de cerdo, 28 rebanadas de queso, 27 tiras de panceta, cuatro huevos fritos y ocho rebanadas gruesas de pan tostado.

Para nada "diet": así es la hamburguesa de 20 mil calorías

También se rellena con cebollas asadas, mayonesa, mostaza, ketchup y otras salsas. Por si fuera poco, se sirve en un colchón de croquetas de papa y papas fritas. El combo determina una suma total de 9.606 calorías.

Según un reporte publicado el 3 de octubre, de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta, más de la tercera parte de los estadounidenses consumen comida rápida habitualmente, especialmente los más jóvenes.

Fuente: Clarín