La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la pandemia está aún lejos de terminar, ya que las medidas sanitarias no son aplicadas por un gran grupo de personas. Así fue dado a conocer durante la última reunión organizada por el Comité de Emergencia del organismo, realizado para estudiar y buscar medidas que reduzcan el avance del coronavirus.

Según Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, “el fin de la pandemia está en manos de la humanidad”. Y afirmó: "La pandemia acabará cuando el mundo elija acabarla. Está en nuestras manos. Tenemos todas las herramientas que necesitamos: herramientas de salud publica efectivas y herramientas médicas efectivas".

Como consecuencia de ello se ha optado por seguir manteniendo la emergencia internacional ante el nuevo coronavirus, declarada el 30 de enero de 2020.

En la novena reunión del Comité de expertos en emergencias sanitarias se acordó por unanimidad que el SARS-CoV-2, también conocido como COVID-19 sigue teniendo potencial de transmisión y propagación internacional y por ello, merece seguir siendo declarado como emergencia de salud pública de importancia internacional.

Asimismo la OMS resaltó la importancia de continuar utilizando medidas de salud pública como las terapias, diagnósticos vacunación y seguimiento. El uso de mascarillas, el distanciamiento físico, la higiene de las manos y la mejora de la ventilación de los espacios interiores siguen siendo fundamentales para reducir la transmisión del COVID-19.

En el informe se reitera el llamado que en los últimos meses ha lanzó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, para que un 40 por ciento de la población de todos los países esté vacunado antes de finales de 2021. Esta tasa aún se encuentra lejos de alcanzar muchas economías en desarrollo.

Y los países más afectados son los que presentan un pobre sistema como algunos países de África, aun siendo esta la región con menor tasa de casos por COVID-19 en el mundo (seis millones, de un total global de 243 millones). Apelaron a la solidaridad de los países con capacidad de compra y producción para que apoyen en la inoculación de los países considerados pobres.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!