En el marco de una campaña de vacunación en lento pero constante avance, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la explosión de casos en la India podría deberse a una variante de COVID-19 resistente a las vacunas.

"Las características epidemiológicas que vemos hoy en la India indican que se trata de una variante que se propaga muy rápidamente”, afirmó el pasado sábado Soumya Swaminathan, científica jefe del organismo, en una entrevista con AFP.

Y sumó: "Ha habido muchos aceleradores que se han alimentado de esto. Un virus que se propaga más rápidamente es uno de ellos”, en relación a la variante B.1.617 de Covid-19 que se detectó por primera vez en la India el pasado mes de octubre, la cual considera como un factor que contribuía a la catástrofe que se estaba produciendo en su país.

Cabe destacar que la India se encuentra en medio de un impactante rebrote que el pasado sábado se reflejó en más de 4.000 muertes y cerca de 400.000 nuevos contagios en las últimas 24 horas.

Si bien hasta ahora la OMS no sumó a la variante india al listado de cepas "preocupantes", Swaminathan manifestó que "es probable que la B 1.617 sea una variante preocupante porque tiene algunas mutaciones que aumentan la transmisión y que también podrían hacerla resistente a los anticuerpos generados por la vacunación o la infección natural”.

Sin embargo, remarcó que no se puede culpar a la variante por sí sola del dramático aumento de casos y muertes ocurrido en el país asiático, donde se detectó una “enorme mezcla social y grandes reuniones" en los últimos meses.

“En un país tan grande como la India, la transmisión puede darse en niveles bajos, como ocurrió durante muchos meses”, dijo Swaminathan. “En ese punto es muy difícil de suprimir, porque entonces implica a decenas de miles de personas y se multiplica a un ritmo que es muy difícil de detener”, subrayó.