En el mundo de personas multimillonarias, no sorprende la decisión de un joven magnate que se mantiene en el anonimato y pagó 28 millones de dólares por una reserva en la exclusiva nave de Jeff Bezos para ir al espacio, pero decidió posponer el viaje por "problemas de agenda".

Esto sucedió en la vida del misterioso millonario que desembolsó esa suma de dinero durante una subasta a cambio de uno de los cuatro lugares para el primer vuelo de la nave New Shepard de Blue Origin, la empresa aeroespacial de Jeff Bezos. 

“El ganador de la subasta de Blue Origin, que ha solicitado permanecer en el anonimato en este momento, ha elegido volar en una futura misión de New Shepard debido a conflictos de programación”, informó Blue Origin en un comunicado oficial.

Aparentemente, el magnate anónimo no se dio cuenta que tenía planes más importantes para el 20 de julio, fecha en la que estaba programado el despegue del primer vuelo comercial hacia el espacio de la empresa del multimillonario creador de Amazon, Jeff Bezos, y un grupo selecto de personas, entre ellos su hermano y "mejor amigo" Mark Bezos, y que ya aterrizó de vuelta en la Tierra. 

Aunque no se ha revelado la identidad del comprador, se sabe que pagó 28 millones de dólares tras ganar la subasta benéfica del pasado mayo para ocupar un lugar en el vuelo espacial de Blue Origin. En este sentido, Club for the Future, una entidad que aglutina organizaciones bajo el slogan "la Tierra necesita del Espacio", anunció esta semana que el dinero de la subasta le permitió al Club donar un millón de dólares para cada una de las 19 organizaciones sin fines de lucro que están trabajando para apoyar el futuro de la vida y el trabajo en el espacio.

Gracias al conflicto en la agenda del anónimo magnate, quien será recolocado en otro vuelo espacial de la compañía, su lugar lo ocupó Oliver Daemen, un estudiante que se convirtió en la persona más joven en viajar al espacio con tal solo 18 años.

Tweet de Blue Origin

Quién es el astronauta más joven en viajar al espacio

Oliver Daemen es un estudiante holandés de 18 años que tiene licencia de piloto privado y se está tomando un año sabático antes de ingresar a la universidad para estudiar la carrera de física. Desde chico había manifestado su fascinación con el espacio. El joven es hijo de Joes Daemen, CEO de Somerset Capital Partners, quien pagó un monto no especificado por un asiento en el segundo vuelo tripulado de Blue Origin hacia el espacio.

Así, el chico se convirtió en el primer cliente de pago de Blue Origin en vistas del "turismo espacial" que busca desarrollar la compañía, y en la persona más joven en viajar al espacio de la historia.

"Agradecemos al ganador de la subasta por su generoso apoyo al Club for the Future y nos sentimos honrados de darle la bienvenida a Oliver para que vuele con nosotros en New Shepard", dijo Bob Smith, director ejecutivo de Blue Origin, y agregó que "esto marca el comienzo de las operaciones comerciales de New Shepard, y Oliver representa una nueva generación de personas que nos ayudarán a construir un camino hacia el espacio".

La familia de Oliver había participado de la subasta pero ante la apuesta del misterioso magnate que pagó la suma de 28 millones, desistieron. Hace unos días recibieron con sorpresa la llamada de un representante de Blue Origin, la empresa aeroespacial de Bezos, para comunicarles que su hijo podría ser uno de los tripulantes de este vuelo pionero, que se concretó este martes 20 de julio.

Con información de Perfil