Pablo Grane se convirtió este martes en el héroe del día cuando, sin vacilar, se arrojó al mar y rescató a un perrito que se estaba ahogando en la zona del paseo costero de Comodoro. "No dudé ni un minuto en tirarme, sentí que tenía que estar ahí", aseguró en contacto con ADNSUR.

Con ayuda de escaleras y sogas, Pablo se lanzó al agua con su traje de neoprene y logró atrapar al canino que se encontraba a unos 50 metros del muro de contención. Otro joven, un guardavidas, también se tiró al mar para ayudar a "sacarlo, atarlo y subirlo".

En diálogo con esta agencia de noticias, Pablo contó: "Venía transitando por la avenida camino a zona norte y me llamó la atención la gente agolpada sobre la costanera. Casi no paro pero cuando vi a los bomberos me di cuenta que estaba pasando algo serio".

Afortunadamente se detuvo y buscó el traje de neoprene que siempre lleva en su auto. "La situación era bastante difícil también porque era una zona con escombros y piedras, mucho oleaje y el perro estaba en malas condiciones, parecía que estaba como entregado".

Indicó que "los bomberos no tienen los equipos para meterse, con esos equipos se hunden. Pero cuando ellos pudieron poner la escalera la atamos a los peldaños y en un momento, cuando hubo olas grandes, aproveché, me tiré y pude nadar hasta el perro, que estaba a unos 50 metros".

Reveló que intentó "traerlo todo el tiempo con la cabeza arriba porque había tragado mucha agua, se tiró otro chico para ayudarme y luego lo llevaron a la veterinaria porque tenía varios cortes, con hipotermia".