CAPITAL FEDERAL - Tras la aprobación y puesta en vigencia en Argentina de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), comenzaron a darse a conocer la negativa de profesionales médicos de distintos hospitales a realizar esta práctica, amparados en la objeción de conciencia basada en principios éticos o religiosos. 

Uno de estos nosocomios es el Hospital Zonal Alberto Antranik Eurnekian, uno de los más importantes del Gran Buenos Aires, ubicado en Ezeiza. Días atrás, el intendente de ese municipio había determinado que ya contaba con la infraestructura correspondiente para que todas las mujeres que se encuentren cursando un embarazo no deseado de menos de 14 semanas de gestación, puedan ser asistidas en esas instalaciones. La ley contempla el tratamiento inducido con misoprostol, así como la atención posaborto.

Sin embargo, en las últimas horas se conoció que la mitad de los profesionales médicos se negaría a realizar un aborto voluntario.

"Entre el servicio de Ginecología y Obstetricia, que son los que participan en estos casos, hay un 50% que se declaró objetor de conciencia", declaró el Doctor Juan Ciruzzi, director del Hospital Eurnekian, según reseña Clarín.

Ciruzzi aseguró que "llegado el caso en el que todos los profesionales sean objetores de ley, el hospital tiene un lapso de 10 días para derivar a la paciente a otro centro médico para que reciba la atención adecuada".

Las autoridades del hospital optaron por tener en cuenta únicamente al personal que se manifestó a favor de la ley para realizar abortos. "Sin embargo, si existe una complicación médica en el proceso de interrupción, como una hemorragia o infección, los médicos deberán atenderla más allá de ser objetores", dijo el director.

El protocolo para las mujeres que asistan al Eurnekian con deseos de realizarse un aborto seguro es único. Primero, se llevará a cabo una ecografía. Luego, se especifican los potenciales riesgos del proceso y se brinda contención y confidencialidad.

"Se hace un estudio de laboratorio para confirmar el embarazo y a partir de eso se realiza lo que se llama una consejería. Se informa al paciente cuales son las posibles complicaciones y se asegura la privacidad. Se lleva a cabo la contención, respetando la autonomía de su decisión, y a partir de ahí, si acuerda con la interrupción, se cita al paciente en un lapso de diez días", explicó el Doctor Ciruzzi. 

Con respecto a la atención pos-aborto, los médicos del Hospital Eurnekian realizarán un seguimiento donde se le indicará a la paciente los métodos anticonceptivos. También, se hace entrega de la anticoncepción inmediata pos-evento obstétrico (AIPE), una alternativa que permite posponer o no tener otro embarazo, apunta Clarín.