SANTA FE - Los operarios de la fábrica de té y yerba mate Cachamai, ubicada en Villa gobernador Gálvez, se llevaron una triste sorpresa cuando el lunes bien temprano se presentaron a cumplir con sus tareas habituales. Se habían robado a Juanchi y Alberto, los dos burritos que vivían en el predio y que eran un emblema de la tradicional industria.

No se salva nadie: se robaron los burritos de Cachamai
No se salva nadie: se robaron los burritos de Cachamai

Rodrigo Altamirano, empleado de la industria, señaló que el robo fue descubierto el lunes a la mañana "cuando todos los operarios entraban a trabajar. Ahí nos enteramos que se habían robado a los dos burros". Altamirano indicó que la fábrica cuenta con un sistema de video cámaras que pueden registrar los movimientos dentro del predio, pero que "no apuntan hacia el sector donde está el corral" donde estaban los asnos.

"Quién iba a pensar que alguien se llevaría los burritos. Por eso no había cámaras apuntando para ese lugar", consignó el operario y de inmediato aclaró: "Yo hace 19 años que trabajo aquí y uno de los animales ya estaba. El otro nació y se crió acá, habrá tenido unos doce años".

No se salva nadie: se robaron los burritos de Cachamai

En declaraciones al programa "Zysman 830" que se emite por La Ocho, Altamirano admitió sentirse sorprendido por el robo. "Que en un acto de vandalismo se roben un reflector, la rueda de un auto, puede pasar. Pero que te roben dos burros es una sorpresa total".

En ese sentido, Altamirano añadió: "No sabemos qué quisieron hacer. Los burros no sirven para tirar de carros, tampoco para pisadero de ladrillos. No sabemos cuál sería la finalidad. Es una lástima. Eran una imagen emblemática de la fábrica. Todo el mundo identificada a Cachamai con los burritos", añadió.

Fuente: La Capital