Un insólito caso ocurrió en Estados Unidos. James Shapiro, Juez del condado de Cook, determinó que Rebecca Firlit, de 39 años, no pueda ver a su hijo hasta no vacunarse contra el coronavirus.

“Estaba confundida porque se suponía que (la custodia) se trataba de gastos y manutención de los hijos”, comentó Firlit al diario Chicago Sun-Times luego de la audiencia virtual, que se llevó a cabo a inicios de este mes.

Annette Fernholz, abogada de Firlit, explicó que presentó una impugnación ante la Corte de Apelaciones del estado.  “El tribunal de primera instancia claramente se excedió de su autoridad al suspender el tiempo de crianza de la madre cuando el asunto ante el tribunal era la manutención de los hijos”, indicó.

En tanto, la mujer argumentó al Juez que su decisión de no recibir la vacuna no era política, así lo informó Clarín. “Tuve reacciones adversas a las vacunas en el pasado y mi médico me recomendó no vacunarme”, sostuvo y consideró que le “representa un riesgo“.

Asimismo, expresó que su hijo estaba molesto por no verla, y que se ponía a llorar cuando hablaba con él por teléfono, por lo que consideró que la decisión del Juez es un error. “Creo que está dividiendo a las familias. Y creo que a mi hijo no le conviene estar lejos de su madre”, sentenció.