El hombre realiza tareas de albañilería para la empresa Dream Home Remodels, oriunda de Colorado Springs, Estados Unidos y tras la negativa al pago de sus haberes, el trabajador de la construcción arribó con un compañero al domicilio donde fue contratado 30 días atrás y comenzó la furia.

Dijeron que vendrían simplemente para llevarse sus herramientas de trabajo, que se encuentran en el lugar. Entraron y fueron directamente al baño en el que había concluido la obra de reforma. Pero entonces la historia se volvió violenta.

Tweet de Dallas

"Hemos invertido semanas en esto, miles de dólares en esto", dijo Terry Gregory, que comenzó a romper todos los azulejos del baño con un enorme martillo. En cuestión de minutos, la habitación quedó hecha trizas.

Amber Trucke, la mujer que los había contratado, no estaba en casa. Quien les abrió la puerta fue su compañera, que vive con ella y no sabía los detalles del conflicto. Al ver el ataque trató de detenerlo y comenzó a grabarlo con su teléfono.

El trabajador dice que la propietaria se negó a pagarles, intentaron "recuperar la posesión de la ducha de azulejos" que habían hecho.