CAPITAL fEDERAL (ADNSUR) - El presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció este domingo la suspensión de las clases desde este lunes y hasta el 31 de marzo en todos los niveles con el fin de evitar el avance del coronavirus. Aseguró que también "se cerrarán las fronteras de la Argentina para quienes quieran entrar al país y se permitirá solo el ingreso de argentinos nativos y extranjeros" que residan en el país.

Consideró que "si bien los chicos no son población de riesgo" pueden ser "portadores y enfermar a otros". Sostuvo que este lunes "vamos a analizar cómo hacer para que alguno de los padres se quede con los chicos en la casa. No estamos dando vacaciones. Esto es una emergencia. Cuanto menos circulemos menor será la exposición y la posibilidad de contraer el virus". 

Consideró "es todo muy dinámico. Todos somos parte de la pelea. Es como combatir a un ejército invisible. Por eso tenemos que hacer las cosas bien con la colaboración de todos".

Agregó que "vamos a licenciar desde mañana a los mayores de 65 años. Son población de riesgo y por eso les pedimos que se queden en sus casas. Vamos a poner horarios especiales de atención en bancos y otros lugares para que no tengan que vivir aglomeración de gente que los exponga al contagio".

Fernández dijo que "está claro que la economía se va a resentir y por eso también vamos también a anunciar algunas medidas en este sentido". El presidente aseguró que el objetivo es evitar la expansión del virus. Para ello "estamos atentos a lo que nos recomiendan profesionales y la Organización Mundial de la Salud".

Agregó "estas medidas no suponen agravamiento de la situación de hoy. Si atacamos el problema de chiquito capaz que lo paramos. Me dicen que el crecimiento del problema paulatino nos permitirá que el servicio sanitario pueda responder. El problema no se agravó, lo que queremos es atacarlo. Tenemos que atacar la pandemia y la psicosis. Si hacemos las cosas bien, no habrá mayores problemas".

Sostuvo que "todos debemos tener conciencia de la responsabilidad que tenemos. El virus nos puede atacar a nosotros y también a través nuestro a los otros. Los que tengan que hacer la cuarentena tendrán que respetarla. Si no actuará la ley".

Dijo que "necesitamos que los argentinos nos cuidemos. No hay que estar intranquilos sino atentos y vigilantes a lo que está pasando". Sobre la cuarentena obligatoria para todo el país dijo que "son medidas que pueden que no solucionen la pandemia. Iremos resolviendo algunas cuestiones pero no podemos parar por ejemplo la producción alimentaria. Eso sería un problema".

 En otro orden, consideró que el fútbol podrá jugarse "a puertas cerradas" y sería bueno que los partidos puedan verse por la televisión abierta "para que todos puedan disfrutarlo, ya que tendremos que quedarnos en nuestras casas".