USHUAIA - La nieve comenzó a cubrir de blanco a la capital fueguina desde horas de la madrugada, aunque el fenómeno se extendió durante la mañana y produjo acumulación en los techos de las viviendas y en la vegetación urbana.

Además, las precipitaciones se combinaron con un brusco descenso de la temperatura, que era de dos décimas de grado bajo cero a las siete de la mañana, con una sensación térmica de ocho grados bajo cero.

Según informa el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) los chubascos de nieve podrían continuar durante el resto de la jornada, con ráfagas de viento de hasta 59 kilómetros por hora.

Foto: Twitter Pablo Riffo
Foto: Twitter Pablo Riffo

Si bien la nevada generó el clásico paisaje invernal, incluso en el casco céntrico de la ciudad, no se producían inconvenientes con la circulación vehicular porque para esta época del año el suelo no llega a congelarse.

De todos modos, la nieve cayó con mayor intensidad en las zonas alejadas del centro, en especial en las montañas y en los valles próximos a la ciudad.

Por otra parte, el fenómeno meteorológico ocurre un día antes del inicio de la temporada turística de verano, previsto para mañana cuando se espera la llegada de los primeros visitantes desde el mes de marzo, en que la actividad se paralizó ante la aparición de casos de Covid-19.

Las previsiones meteorológicas indican que, aunque continuará el mal tiempo, la nieve podría convertirse en lluvia, mientras que para este viernes está previsto un ascenso de la temperatura que podría llegar hasta los 8 grados.

Las nevadas llaman la atención a pocos días de la temporada estival pero no son un fenómeno inusual en la ciudad del Fin del Mundo, donde existen registros similares durante todos los meses del año.