COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “La idea la tengo hace muchísimo tiempo, pero nace de la falta de estructura que hay en turismo para personas con discapacidad. Ése es el punto inicial”, dice Nicolás Stupenengo, este conocido comodorense por adopción que por estos días construye un motorhome inclusivo para derribar barreras arquitectónicas.

Nicolás tiene 48 años y es conocido por su actividad como director de cine, deportista y luchador incansable de la inclusión para las personas que conviven con alguna discapacidad. Incluso en 2011 dirigió un spot publicitario en Comodoro Rivadavia que combinó esas cuatro aristas: cine, deporte, inclusión y reflexión.

Para quienes no lo recuerdan fue filmado en el Estadio Municipal, participaron vecinos de la ciudad que conviven o no con alguna discapacidad y obtuvo el tercer premio en el concurso nacional “Segundos para Todos”.

FUNDACION CRECER

EL DÍA QUE CAMBIÓ TODO

La vida de Nicolás cambió para siempre en 2006. El 31 de diciembre de ese año, Nico y sus amigos fueron de vacaciones a Puerto Pirámides. Era una tarde de diversión como cualquier otra, tirándose al agua desde las rocas. La primera vez el salto fue una aventura, pero la segunda vez terminó de la peor manera. Cuando entró al agua sintió una rara sensación y cuando salió a superficie todo había cambiado, no podía bracear y le costaba flotar. Sus amigos lo sacaron y su vida cambió para siempre. Las vértebras cervicales de Nico se habían quebrado en varios pedazos producto del impacto contra al agua.

Nico estuvo internado en el Fleni seis meses y luego volvió a la casa de sus padres. Pero lejos de quedarse esperando, inició un proceso de rehabilitación que le permitió comenzar a mover el cuello y los brazos. Luego vendría el rugby adaptado, su vínculo con el cine y el  enfrentar la vida, animándose a todo, desde parapente, hacer buceo o esquí.

AHORA EL TURISMO

Esa es solo una parte de la vida de Nicolás, quien hace un tiempo, cansado de encontrarse con barreras arquitectónicas en cada viaje, decidió invertir los ahorros que iba a destinar a una casa, - a la que hoy es imposible llegar por los costos en dólares - a la construcción de un motorhome. 

“El gran problema que tenía con mi ex y mis parejas que he viajado, es que siempre falta algo de accesibilidad para que pueda hacer turismo tranquilo”, explicó en una entrevista a ADNSUR. “Entonces muchas veces me pasó que viajando afuera te encontrás con lugares donde no hay accesibilidad”.

A Nicolás ejemplos le sobran, desde Estados Unidos a París, en Francia, y por supuesto Argentina. “Es algo que pasa en todos lados. Si voy a Miami me muevo con un pez en el agua, pero una vez que te subís a un auto que alquilas y te vas para el Cañón del Colorado te encontrás con cosas que no están 100% accesibles. La Argentina también es un desastre. Yo llego a un lugar y en todos lados hay escalones o escaleras, por ahí tienen ascensor en el lobby del hotel, pero para llegar al lobby tengo 10 escalones; cuando quiero entrar a una cabaña de un lago no puedo entrar con la silla al baño porque la puerta es chica. Y sin ir más lejos ir a Rada Tilly o Comodoro es complicado, aunque Rada Tilly me parece espectacular porque yo ando por la calle, pero anda por las veredas”, dice a modo de preguntar.

Nicolás Stupenengo, el comodorense que construye un motorhome inclusivo para derrumbar barreras arquitectónicas

Molestar a la gente, llamar la atención es algo que repite Nicolás. No le gusta, no le agrada pedir ayuda, porque de esa forma se hace visible su discapacidad. “La discapacidad se puede notar pero vos al rato te olvidás que anda un rengo dando vuelta, pero cuando uno pide ayuda ya estás de alguna manera poniéndote en el lugar que tenés un déficit y haciéndolo visible y palpable. Entonces el proyecto apunta un poco a eso, a no depender de la hotelería mediocre de Argentina y que no piensa en las personas con discapacidad”, dice con seguridad.

ENTRE EL TURISMO Y EL CINE

El proyecto del motorhome comenzó hace un año y medio, averiguando materiales y viendo la mejor forma de adaptarlo. En este momento, quienes trabajan en su construcción están modificando una palanca de control y freno que le permitirá a Nicolás conducir el vehículo, tirando y jalando.

Para poder llevar a cabo esta tarea, es fundamental el trabajo de Alejandro López, quien adapta vehículos para personas con discapacidad. Así, con laburo e inversión va avanzando este vehículo que en principio iba a estar finalizado en dos meses, aunque está demorado.
“Quería terminarlo en dos meses, pero se demoró la adaptación. Entonces, me agarra la ansiedad, pero para mi lo importante es poder adaptar al bondi para que yo lo pueda controlar. Una vez que termine con eso arranco con el mobiliario, paneles solares, y demás”. 

Primer dia de Manejo

Más allá de su sueño de tener un motorhome, para Nicolás el vehículo también tiene otro significado más profundo. “Yo creo que busca, como con todas las cosas que hago, mostrarle al otro, incluso al que no tiene una discapacidad pero está en su cuarto diciendo no puedo, que el primer no está en uno. A veces las posibilidades están al frente de uno, pero el que se dice ‘no’ es uno. Entonces, todos podemos hacer cosas, y tenemos la capacidad de lograrlo. Así pienso, porque yo creo en el trabajo, pero no en el asistencialismo”, sentencia, resumiendo un poco lo que siente, cree y quiere: una sociedad inclusiva que le permita intentarlo en forma independiente, y por qué no convertirla en una aventura cinematográfica.