NEUQUÉN -  Según el gobierno provincial, actualmente hay 556 personas con coronavirus que se desempeñan en el sector sanitario, lo que representa el 8,5% de los 6.772 casos activos. Desde que comenzó la pandemia y hasta el 28 de agosto hubo 220 trabajadores de la salud con coronavirus en la provincia. Esto quiere decir que el mayor número de positivos se concentró en las últimas cinco semanas, superando la cifra que se había acumulado en seis meses.

A estos 556 trabajadores se le suman sus compañeros aislados hasta tener el resultado de los test y los demás, que sufren las consecuencias de siete meses de pandemia sin descanso. La saturación del sistema ya no es novedad en la provincia, pero ahora sí vive una situación mucho más alarmante: el personal que se enferma -de lo que sea- no tiene reemplazo y el que queda está agotado, apunta Río Negro.

Por la cantidad de pacientes con coronavirus, las camas de terapia llevan una semana totalmente ocupadas y ya se comenzó a elegir a quién se le da un respirador.

El director de la clínica Cmic de la capital y Chapelco de San Martín de los Andes, Rodrigo Rabuffetti, fue quien resaltó la situación con los respiradores y pidió bajar la circulación. Este martes, en diálogo con Vos a Diario aclaró que no busca afectar la actividad económica, pero que es necesario tomar medidas porque el personal de salud que se enferma no tiene reemplazo.

Con él coincidió el director de la clínica Pasteur, Juan Pelaéz: "el plantel médico está con lo justo". Explicó que la afección más presente es la del estrés, que después de tantos meses tiene consecuencias lógicas tanto en la persona como en sus vínculos familiares. Además, reconoció que cuando alguien se enferma hay dificultad para cubrir las guardias.

La misma valoración realizó la secretaria adjunta del Sindicato de Profesionales de la Salud (Siprosapune), Noemí Alemny, quien afirmó que el 50% del mes los profesionales cubren guardias.

Fuente: Río Negro