COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La directora del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, Miriam Monasterolo, dijo que la falta de estadísticas dificulta la negociación que se lleva adelante con el Consulado de Chile para que los ciudadanos de ese país abonen la atención que reciben en el nosocomio. La diputada nacional del FpV Ana Llanos se mostró a favor de cobrarle a los extranjeros que se atiendan en hospitales argentinos y dijo este jueves que “tomo como experiencia lo que ocurre en nuestro hospital a donde a veces no podemos llegar porque tienen el cupo para los extranjeros. Yo los quiero mucho a los extranjeros pero tiene que ser arancelado para todos”, opinó.

Indicó que “no registramos estadísticamente procedencia, sólo número de documentos. Son cédulas o documentos de radicación. No sabemos cuántos pacientes radicados acá de forma fehaciente se atienden”.

Aclaró que el no contar con estadísticas fue la principal dificultad para la negociación con el consulado de Chile. Dijo entender que “con el nuevo sistema digital va a ser más fácil” y que en muchos casos se han encontrado trabados con prácticas a pacientes extranjeros.

Por otra parte, respecto del recupero del Hospital por la atención a pacientes con obras sociales, Monasterolo expresó en sus declaraciones a la radio La Cien Punto Uno, que “tenemos el 76% de pacientes con obra social en atención ambulatoria: consultorios, laboratorios, radiología. Lo que hacemos es arancelar esta prestación” y el valor de recuperación es muy bajo.

Indicó que “tenemos algunas con tres años de deuda con el Hospital. Estamos intentando el recupero con la Superintendencia de Salud, a valores mucho menores”.

“Cuando tenemos la capacidad cubierta de terapia intensiva, y debemos derivar a pacientes a una clínica privada, en general lo reciben como paciente hospitalario y no privado. Aunque tenga obra social”, dijo y señaló que “hace tres meses que estamos pudiendo hacer compras con la plata del recupero. Está muy lento el proceso administrativo de provincia y las compras se hacen con el arancelamiento propio, cuentas corrientes y fondos rotatorios”.

Fuente: Jornada