CHUBUT (ADNSUR) – La semana pasada se registró la caída de 55 torres de alta tensión en Chubut, debido al temporal de nieve y las bajas temperaturas que afectaron la región. Por el clima, los trabajos de reparación no se podrán iniciar hasta noviembre.

La caída de 55 torres ocurrió el jueves pasado y las tareas de reparación, demandará un 10 millones de dólares y tardarán más de 6 meses en energizar las líneas debido a la gran cantidad de nieve acumulada.

En las últimas horas se confirmó que hasta noviembre será imposible que ingresen camiones y grúas, así lo indicaron los técnicos que estuvieron trabajando en el lugar este fin de semana. Allí pudieron llegar con camionetas que debieron ser ayudadas por tractores. Había más de un metro de nieve en el camino, así lo indicaron a Clarín.

La caída de las torres provocó que al menos durante dos días localidades de la cordillera y de la meseta chubutense estuvieran sin energía eléctrica, y se produjo debido a un fenómeno denominado galloping, una vibración de las líneas eléctricas de baja secuencia y gran amplitud debido a los fuertes vientos constantes. Esto además se ve incrementado por la formación de hielo sobre los conductores, produciendo una modificación en el perfil transversal del cabo cuya sección original era circular. En el momento en que se produjo, la temperatura registrada en el lugar superaba los 30 grados bajo cero.

Las 55 torres son parte de las que soportan el tendido eléctrico en alta tensión de la línea que une la central de Futaleufú con Puerto Madryn. Las reparaciones, a cargo de la transportadora de energía Transpa, demoraría entre 20 y 30 días en época de otras temperaturas. Pero en este caso, serán seis meses ya que recién podrán comenzar a trabajar en noviembre próximo de acuerdo a las previsiones que hizo la empresa.

El gerente de Transpa, Fernando Guerra manifestó su sorpresa ante un hecho inédito : “Es un hecho increíble, insólito”, dijo. Y agregó: “estas torres están construidas desde 1973 y preparadas para condiciones extremas. Son dos líneas que tienen 600 kilómetros de distancia desde la central Futaleufú hasta la estación transformadora en Madryn”.