CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El Gobierno Nacional dispuso este martes una nueva compensación de emergencia para los micros de larga distancia, uno de los sectores más afectados por los efectos de la pandemia de coronavirus.

El Ministerio de Transporte de la Nación, por medio de la Resolución 34/2021 publicada hoy en el Boletín Oficial, el Gobierno definió que las empresas del sector reciban una compensación de emergencia por 900 millones de pesos. Dicha compensación se abonará por única vez en dos cuotas y accederán a ellas "las empresas que hubiesen dado cumplimiento a la presentación de los listados de pasajeros". 

En la primera cuota, cuyo monto máximo de afectación será de 450 millones de pesos, "los valores a transferir se determinarán de acuerdo al índice de participación de cada empresa sobre el total del parque móvil habilitado", información que suministrará la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

El pago de la compensación será además "tenida como pago a cuenta de la determinación de la compensación que le corresponda a cada operadora, la que se establecerá en base al personal declarado en los Formularios 931 de la AFIP al mes de diciembre de 2020, el que deberá ser informado por cada operadora en el término de 20 días corridos" contados a partir de la entrada en vigencia de esta resolución

Para el pago de la segunda cuota, cuyo monto máximo de afectación será de 450 millones de pesos "se determinarán los montos que correspondan a cada operadora tomando en cuenta el personal de afectado a los servicios beneficiarios".

"Asimismo, la Subsecretaría de Transporte Automotor procederá a contrastar el monto resultante de aplicar el procedimiento descripto con el percibido por cada empresa en la primera cuota y practicará los ajustes que correspondan, de manera que el monto total asignado a cada empresa guarde relación con su personal declarado ante la AFIP".

Se destaca que "las cámaras representativas del sector manifestaron la imposibilidad de las empresas de absorber los déficits ocasionados por la pandemia declarada y la necesidad de realizar esfuerzos para mantener la actividad que conecta a más de 1800 localidades, constituyendo el servicio básico esencial de transporte de larga distancia en un país tan extenso, al tiempo que destacaron que ante la situación emergente de la pandemia declarada en virtud del COVID-19 deviene necesario hacer llegar un pedido urgente de auxilio a las autoridades nacionales".

Y consideró que "la situación descripta ameritaba la inmediata intervención del Estado Nacional con la finalidad de colaborar para obtener la continuidad laboral en las empresas de transporte por automotor interurbano de pasajeros de jurisdicción nacional y para preservar las condiciones de conectividad en el país, así como también para garantizar la movilidad futura de los ciudadanos nacionales y coadyuvar a la sostenibilidad del sistema de transporte interurbano de pasajeros".