A poco más de un mes de la toma del poder en Afganistán por parte de los talibanes, el grupo fundamentalista sigue cambiando las normas de convivencia en el país medioriental, y esta vez prohibieron la música en la calle y reír en voz alta.

La medida alcanza tanto a mujeres como a niños, ancianos y hombres de todo el territorio, y se complementa con el ya instalado código de vestimenta islamita.

Pese a que tras su vuelta al gobierno habían dejado en claro que esta vez no avanzarían contra las libertades de las mujeres como sí lo hicieron durante su último estadío en el poder, el grupo evalúa también prohibir a las mujeres practicar deportes.

"Estamos en una era mediática y habrá fotos y videos que la gente verá", aseguró el subjefe de la comisión cultural de los talibanes, Ahmadullah Wasiq, durante una entrevista con el medio australiano SBS. 

Y agregó: "El islam y el Emirato Islámico no permiten que las mujeres jueguen al cricket u otro tipo de deporte donde se expongan".