Julieta Arias murió de coronavirus en el Hospital Evita de Lanús. Sufrió un síndrome inflamatorio multisistémico provocado por el virus y murió tras permanecer 9 días internada. 

La nena de 8 años  había sido internada en el Hospital Evita con un cuadro de gastroenteritis, aunque le detectaron una pequeña mancha en un pulmón, pero solo fue medicada sólo contra la gastroenteritis.

A las 24 horas ya tenía neumonía bilateral y fue trasladada a terapia intensiva, donde falleció un día después. Según medios de Lanús, los padres les reprochan a los médicos el hecho de que no hayan atendido a la mancha del pulmón.

Todo comenzó el miércoles 30 de junio, cuando comenzó con los primeros síntomas. Esa jornada Julieta fue internada en la sala de pediatría del centro de salud por un cuadro de gastroenteritis. En diálogo con El Diario Sur, su padre, Daniel Arias, dijo que “Comenzó con síntomas de gastroenteritis aguda y fiebre muy alta. Cuando empezaron a hacerle estudios, detectaron que en el pulmón había una mancha, producto del coronavirus".

Además , explicó que su hija tenía vómitos y diarrea severas, por lo tanto "medicarla para esa posible complicación pulmonar era complicado porque no podía absorber los antibióticos". Por esta situación, la niña terminó en cuidados intensivos del Hospital Evita donde lamentablemente perdió la vida en las últimas horas a raíz de las complicaciones.

Tras la muerte de la pequeña, su madre Lorena advirtió a través de las redes sociales sobre la importancia del cuidado de los más pequeños frente a la pandemia de coronavirus. “Que los niños sanos también la pasan mal, que mi pequeña sea un aviso a la población de que por más que no tengan enfermedades de base también corren riesgo de vida”.