CIPOLLETTI -  La muerte de un joven enfermero del hospital de Cipolletti conmovió a todo el ámbito de la salud y la comunidad. Se trata de Ricardo Parra, de 36 años, quien estaba internado en terapia intensiva en el hospital Castro Rendón, en Neuquén. En la localidad hubo más de 100 contagios dentro del sistema sanitario. Sus compañeros le hicieron un homenaje este martes por la mañana en el ingreso al hospital.

"Solo queda pedirle a cada uno que se cuide, que respeten los protocolos, que no queremos perder a ninguno más porque son todos fundamentales. Esta pandemia nos está pegando durísimo, estamos tristes y destrozados", expresó Mónica Espinoza, jefa del departamento de atención primaria.

Durante el emotivo acto se hizo un minuto de silencio, se prendieron las sirenas y su compañera Mónica fue quien tomó la palabra para despedir a Ricardo. El homenaje cerró con un encendido aplauso.

La situación epidemiológica sigue siendo crítica en Cipolletti y en todo el Alto Valle Oeste. Con los casos confirmados este lunes, Cipolletti cuenta con 1.393 casos activos, más que los que tienen Roca y Bariloche juntos: 1.303. El lunes murió una mujer y la cifra en trepó a 82, solo superado por Roca que acumula 86, reseña El Río Negro.

La escasez de camas, tanto comunes como de terapia intensiva, también es otro indicador de la saturación del sistema. La ocupación de las camas UTI es del 99% por ciento y sólo se desocupan cuando un paciente muere. Es que desde fines de septiembre no se registran altas en pacientes con respiración asistida.