ROSARIO (ADNSUR) -  Un nene de 8 años es la segunda víctima infantil del coronavirus en la ciudad de Rosario, Santa Fe. Se trata de un menor con comorbilidades que falleció en las últimas horas.

De acuerdo a la información oficial, el pequeño padecía secuelas neurológicas por meningitis y permanecía internado en el sistema privado de la ciudad.

Si bien el paso de los pacientes pediátricos por la enfermedad transcurre mayoritariamente con cuadros leves que muchas veces no requieren internación, el caso vuelve a poner el acento en la necesidad de sostener los controles en los pacientes más chicos y hacer las consultas oportunas en los menores como se indica siempre, pero más todavía en pandemia.

Se trata del segundo deceso infantil por covid-19. La otra víctima – que se registró en los primeros días de octubre- fue una beba de 11 meses que estaba internada en el Hospital de Niños Zona Norte de Rosario. Se trataba de una niña prematura, con una enfermedad genética de base y comorbilidades, lo que la convertía en una paciente de riesgo.

En aquella oportunidad, la directora del Hospital de Niños Zona Norte, Mónica Jurado, había manifestado que más allá de las particularidades del caso, los chicos “cursan mayoritariamente la enfermedad con cuadros leves. La gran mayoría cursa una enfermedad sin complicaciones, hay situaciones donde es necesario que estén hospitalizados por un corto período de tiempo para garantizar el aislamiento, incluso muchos que tienen las condiciones necesarias lo hacen en sus propios domicilios”.

Y explicó al diario La Capital, que “sólo en los casos de los menores de tres meses las internaciones se dan por un tiempo más prolongado, porque por su corta edad requieren cuidados particulares, pero incluso en esos casos, la gran mayoría cursa con infecciones muy leves”.