COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Con mucho dolor les informo que en el día de hoy, 12/01/21, falleció Maudelina Penchulef, una enfermera de vocación, muy querida por todos. Gracias por tu amor y entrega al prójimo, hasta siempre amiga querida”. 

Valeria Díaz el martes publicó ese mensaje en el grupo “Comodoro Rivadavia - Fotos Antiguas”, y en minutos quienes vivieron el Comodoro de antes lamentaron el fallecimiento de “Maude”; histórica enfermera del Hospital Regional que contuvo a soldados durante la Guerra de Malvinas y que atendió a miles de personas en la guardia del Elefante Blanco.

Querida, estricta, y cálida. Así la recordaron muchos, y tantos otros no dudaron en definirla como una excelente persona.

Este miércoles al mediodía, Elva Vera (73), su amiga y colega, con quien compartió largas horas de servicio, coincidió con ellos y con la emoción a cuestas la recordó.

“Fue una excelente persona y compañera... muy exigente", dijo a ADNSUR. Llegaba un paciente y ella enseguida le avisaba al médico de guardia: ‘doctor hay tal paciente, le pasa esto, vaya ya, porque en ese entonces no teníamos teléfono y teníamos que ir a buscar personalmente al médico clínico, al ginecólogo, al cirujano o al que fuera. Ella era muy exigente en ese sentido, nos decía: ‘chicas ustedes son el espejo del hospital, guardia es el espejo del hospital, así que arregladitas, atentas, amables con el paciente, siempre dando una palabra de aliento’, y nunca nos hacía faltar nada, si faltaba una medicación la conseguía. Era muy buena persona y muy buena profesional”.

Murió Maudelina Pinchulef, histórica enfermera del Hospital Regional que atendió a soldados durante la Guerra de Malvinas

DE LIMPIAR LOS BAÑOS A SER JEFA DE ENFERMERÍA

Maude se hizo desde abajo. En 1995 la periodista Elvira Córdoba la entrevistó para la columna “Por andar este sur” de Diario Crónica y contó parte de su historia.

Maude nació el 19 de noviembre de 1936 en Temuco, Chile, pero cuando tenía 8 años emigró a Argentina con su madre y su hermano mayor tras los pasos de su padre, quien se vino a Sarmiento cuando ella solo tenía 6 meses. 

En la ciudad de los lagos hizo hasta tercer grado. Eran otros tiempos y  luego tuvo que dejar la escuela para ayudar en la chacra. Su vida no fue fácil, y a los 12 años, cuando un chico recién se está preparando para crecer, se fue a trabajar en una casa de familia.

Maude tenía solo 15 años cuando se casó con Víctor Manuel Gutiérrez: el padre de sus dos hijos: Luis y Hugo Gutierrez. 

Comodoro Rivadavia fue la ciudad que eligieron para buscar un mejor porvenir. Pero los primeros años fueron difíciles y ella, para ayudar con los ingresos familiares, buscó trabajo en el Hospital Regional.

Elvira, en un posteo donde decidió homenajearla, recordó que “la hermana Marcela entendió su necesidad y el 1º de octubre de 1970, a las 12.30 empezó a trabajar".

Maude “empezó repartiendo comida en un piso, luego limpiando consultorios y ayudando en la guardia”, y terminó haciendo del Hospital Regional su segunda casa.

En el nosocomio terminó la escuela primaria “gracias a las gestiones que hacían las monjitas y el jefe de enfermería de entonces, el licenciado Fernández, para capacitar al personal”. Y en 1974 decidió hacer el curso de auxiliar de enfermería. Fue la última camada de las monjas canadienses, recordó Eve a la distancia. 

Córdoba cuenta que Maude en la entrevista recordó que estudió a contraturno con ayuda de los médicos, compañeros de trabajo y sus hijos, e incluso uno de ellos, Luis, hizo el curso con ella.  

Ya recibida y en plena labor, con los años llegó a ser jefa de Enfermería de guardia, siendo una referente en la Unidad Medicina de Urgencia y un pilar fundamental durante la Guerra de Malvinas, época de la cual tenía numerosas anécdotas, recuerda Díaz.

Hace unos años Maude se jubiló, pero nunca dejó de estar activa. Por estos días ella pasaba la pandemia en su casa del barrio Juan XXIII. Sin embargo, por cosas del destino, recientemente fue operada de una hernia y sufrió complicaciones.

Maude finalmente falleció este martes producto de un paro cardiorrespiratorio, tenía 87 años y dejó un gran recuerdo en quienes vivieron el Comodoro de antes y el Hospital Regional.