CÓRDOBA - Solange Musse murió este viernes a la mañana. La joven tenía cáncer y esperaba en Córdoba la llegada su papá, Pablo, quien vive en Plottier y el pasado fin de semana había viajado para poder verla, pero le negaron el ingreso.

Por estos días, el hombre realizaba la cuarentena en su casa de Plottier y tenía previsto volver a viajar cuando la terminara, a comienzos de septiembre.

Mientras tanto, su hija se encontraba con su mamá en Alta Gracia y realizaba el tratamiento contra el cáncer en el sanatorio Allende. Este jueves, la joven había escrito una carta ya que le costaba hablar, e incluso brindó notas televisivas en El Doce y TN, donde manifestó su angustia debido a que su papá y su cuñada no habían podido ingresar a Córdoba.

La carta que escribió Solange.
La carta que escribió Solange.

“Quiero que entiendan que mientras viva tengo mis derechos y quiero que sean respetados. Lo que han hecho con mi padre y mi tía es inhumano, humillante y muy doloroso”, comenzó escribiendo en el escrito.

"Siento tanta impotencia de que sean arrebatados los derechos de mi padre para verme y los míos para verlo. Acuérdense: hasta mi último suspiro tengo mis derechos y nadie va a arrebatar eso. Lo único que necesito es que escuchen a mi familia y a mí", marcó.

El vecino de Plottier viajó el pasado sábado junto a su cuñada, quien tiene discapacidad motriz, y al llegar a la localidad cordobesa de Huinca Renancó, le negaron el ingreso por no tener un hisopado negativo de coronavirus. Le realizaron el test en el lugar y le dio resultado "dudoso", por lo que lo obligaron a regresar de inmediato a Neuquén.

Solange con su mamá.
Solange con su mamá.

Pablo durmió dos horas y tuvo que emprender el viaje de vuelta, escoltado por ocho patrulleros hasta la localidad de 25 de Mayo, en La Pampa, para que no rompa ninguno de los protocolos sanitarios ni las medidas de distanciamiento social. El viaje de vuelta fue tortuoso ya que no pudieron parar en ningún baño y su cuñada, relató, "tuvo que hacer sus necesidades en medio del campo".

Pero no solo eso. En medio de la Ruta del Desierto, Pablo quiso parar para poder descansar y seguir viaje, lo que fue negado por la Policía, quien lo obligó a seguir manejando hasta 25 de Mayo. El pedido del hombre quedó grabado ya que, según él mismo afirmó durante el diálogo, quería dejar constancia por si sufría un accidente de tránsito.

"Si sigo como estoy, voy a matar a alguien o me voy a matar yo porque a alguien se le ocurre que tengo que seguir manejando hasta 25 de mayo. No sé si voy a llegar porque vengo cansado. Dígame el nombre de su jefe porque si me mato antes, no queda grabado", había pedido.