El senador nacional Carlos Alberto Reutemann murió este miércoles 7 de julio a los 79 años en el Sanatorio Santa Fe, tras sufrir un agravamiento en su cuadro de “anemia, hipoalbuminemia, infección e inestabilidad hemodinámica”.

Reutemann fue un ídolo del automovilismo deportivo que saltó a la actividad política en la década del ´90, de la mano de Carlos Menem.

Su hija, Cora, fue quien confirmó la noticia del deceso en redes sociales.

Tweet de Cora Reutemann

En un comunicado difundido por el Sanatorio Santa Fe, indicaron que a las condiciones preexistentes del actual senador se había sumado un nuevo cuadro de patologías, agregadas a la anemia por la que era tratado. Según explicaron los médicos, el nuevo cuadro representaba una complicación más a la hemorragia digestiva por la que estuvo internado anteriormente.

La preocupación en el grupo familiar del dos veces gobernador de esa provincia había crecido en las últimas horas. Por medio de un tuit, Cora, su hija, escribió “Fuerza papá”, aunque horas antes sacó a relucir la interna familiar que atraviesa al publicar: “Le llega a pasar algo a papá y tengo una lista de los responsables de la negligencia. Quedan avisados”, escribió.

El legislador nacional, cuyo mandato vence a fin de año, volvió a ser internado en el sanatorio local, próximo a la estación terminal de ómnibus, el mismo que lo había recibido el 5 de mayo en su primera hospitalización.

Esta vez, Reutemann ingresó con dolores estomacales muy fuertes y presentó un cuadro de deshidratación. Unos 25 días atrás, el actual senador nacional fue ingresado por un sangrado digestivo, que incluso lo llevó a estar en terapia intensiva durante varios días.

Primero estuvo internado en la ciudad de Santa Fe y luego fue derivado al Sanatorio Parque de Rosario porque era necesario hacerle un estudio en particular que solo se realiza en aquel efector. Reutemann ya tenía antecedentes de enfermedades digestivas. En 2017 había sido operado en Nueva York por una deficiencia biliar, y se estima que su cuadro actual estaría relacionado con secuelas de aquella afección.

Tanto en Rosario como en esta ciudad Reutemann estuvo acompañado por su segunda esposa, Verónica Ghío, y sus hijas Cora y Mariana Reutemann.

Fuente: La Nación