BUENOS AIRES (ANDSUR) - Ramona Medina era delegada de La Garganta Poderosa, una de las voces que más fuerte se escuchaba en la Villa 31. Tenía 42 años, era insulinodependiente, estaba internada y había reclamado por la falta de agua y el hacinamiento en la zona. Fue hospitalizada la semana pasada, y poco después se confirmó que su marido, sus hijas, sus cuñados y una sobrina, dieron positivo y están internados, informó el portal TN Noticias. 

La Garganta Poderosa on Twitter

La Garganta Poderosa anunció la noticia por Twitter. "Nos mataron a Ramona. Apretando los dientes, golpeando el teclado, mordiendo la rabia y escupiendo lágrimas, nos toca escribir ahora esta mierda, para gritar todo eso que Ramona ya gritó. No vamos a parar, ¡hasta que paguen los responsables! NO PODEMOS MÁS. #JusticiaPorRamona", publicó el medio, que se muestra la dura realidad que se vive en los barrios de emergencia.

Vivía en la casa 79 de la manzana 35 del barrio, debajo de la autopista. No solo reclamaba el servicio de agua, ya que desde 2018 esperaba ser relocalizada en las nuevas unidades construidas por el Gobierno porteño. La mudanza nunca se realizó.

Asimismo, integraba el grupo de riesgo de COVID-19, ya que era insulinodependiente. Era coordinadora de Salud de la Casa de la Mujer en el barrio y al igual que su marido trabajaba como gestora de trámites para personas con discapacidad. El foco de contagios es una preocupación para los gobiernos porteño y nacional, que realizan testeos masivos casa por casa en esas zonas.