RIO GALLEGOS - El nene de 9 años que con su carta de esperanza conmovió al Papa Francisco, murió  luego de una larga batalla contra un tumor cerebral. Su velatorio será a partir de las 19, en la casa de sepelios Due, según informó La Opinión Austral.

“Te pido que reces por mí así la Virgen María y Dios me curan”, decía la carta que Benicio Aballay había enviado al Papa Francisco con la esperanza de que al menos la leyera. Días más tarde, el Sumo Pontífice lo llamó por teléfono y le renovó la alegría. “Eso fue un jueves y el sábado nos llamó Francisco y nos llenó de buenas energías y esperanza”, había contado su mamá Analía Costantini.

A partir de ese momento, la historia de Benicio tomó impulso mediático y eso colaboró en el inicio de una larga campaña de solidaridad. La terapia para su enfermedad costaba 65 mil dólares. Peñas en los clubes, urnas en infinidad de comercios, la visita de figuras deportivas y el show de la Princesita Karina, la solidaridad de los vecinos y el empuje de la familia de Benicio habían acercado a Benicio a su tratamiento en Estados Unidos.

Hace algunas semanas, el pequeño había desmejorado y, pese a la visita de dos médicos que viajaron desde Buenos Aires, su enfermedad había llegado a un punto irreversible. Esta tarde, murió en su casa, junto a su familia. A partir de las 19, familiares, amigos y la comunidad de Río Gallegos lo recordarán en la casa de sepelios Due. Fuente: La Opinión Austral