MAIPÚ - Un hombre y sus seis mascotas, cuatro perros y dos gatos, murieron supuestamente tras consumir alimentos en mal estado. Desde el ministerio de Salud de Mendoza iniciaron una investigación para intentar determinar las causas de los fallecimientos.

El 20 de enero pasado, Héctor Marcelo Marzola (47), su esposa (39) y sus dos hijos de 5 y 9 años comieron milanesas. Aparentemente, la familia le sintió un gusto raro al alimento por lo que decidieron repartir la comida entre sus cuatro perros y dos gatos.

"La milanesa la compraron en un supermercado local, pero la preparación de la misma la hacen en el hogar, en forma de frito acompañada con arroz. Ellos le sintieron un gusto desagradable al pan molido, por lo cual dejaron de comerlo", contó el jefe de Epidemiología, Gonzalo Vera Bello.

Cuando la familia se descompuso se dirigió al Hospital Paroissien para ser atendidos. Marzola quedó en el centro asistencial hasta el otro día por una “gastroenteritis aguda tras haber consumido alimentos, que refería la familia que estaban en mal estado”, indicó el subsecretario de Salud, Oscar Sagás, a Noticiero Nueve.

Tras recibir el alta, el hombre luego concurrió al Hospital Central, donde finalmente murió este martes, publicó diario El Sol. 

Los familiares indicaron que tanto los perros como los gatos “habían estado un poco somnolientos, muy decaídos" y después detectaron que habían fallecido.

Tras la muerte del hombre, las autoridades sanitarias comenzaron a hacer un abordaje integral con los departamentos de Epidemiología, Higiene de los Alimentos, Zoonosis y el Cuerpo Médico Forense para intentar determinar las causas.

En las próximas horas le realizarán la autopisia al cuerpo del hombre para poder determinar las causas de su muerte.

Según la historia clínica, el trágico desenlace se dio por un evento cardíaco. “El paciente tenía antecedentes de hipertensión arterial, obeso y diabetes, por eso mismo fue internado en unidad coronaria donde le hicieron todos los estudios y posteriormente fallece”, detalló Sagás.

En tanto, el jefe del departamento de Epidemiología, Gonzalo Vera Bello, aseguró que la investigación en conjunto entre los organismos estatales busca determinar una serie de caminos “con la prioridad de lograr lo antes posible las fuentes que causó esta situación y el deceso”.

Entre las hipótesis que manejan las autoridades se encuentran, por un lado que se trata de una enfermedad de transmisión alimentaria, aunque también consideran que puede tratarse de “una enfermedad de órganos tóxicos debido a que también existen en el medio animales que han fallecido”.

Intentan evitar que más personas consuman el mismo alimento, por lo que buscan, en principio, “los susceptibles o aquellas sustancias que pueden haber sido el causante de esto”, dijo Vera Bello.

El resto de la familia se encuentra en “buen estado general” aunque “shockeados” por la situación.