La familia de la pequeña Leyla Jazmín, la niña de un año que fue salvada por una pareja de policías tras sufrir una convulsión febril interna, reclamó por la falta de prometida ayuda oficial para realizarle un estudio a su hija y debió salir a pedir colaboración a la población chubutense.

El caso se produjo días atrás, donde dos efectivos, el agente Carlos Salazar y la suboficial Natalia Albarracín lograron salvarla con maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Los padres, ambos desocupados, ahora explicaron que debieron salir a pedir ayuda para cubrir los costos de un estudio que deben hacerle a la pequeña tras lo que sufrió el 28 de septiembre.

“Mi nena tuvo un episodio de convulsión por fiebre interna, que no se puede detectar, en el Hospital me dijeron que no cuentan con neurólogo hasta nuevo aviso, no tenemos obra social y que pregunté en las clínicas y sanatorios y el estudio me saldría $ 38.000 pero no contamos con esa suma, mi marido es albañil y está desocupado, pero voy a mover cielo y tierra para hacerle esos estudios a mi hija ya que en cualquier momento le puede agarrar otra convulsión y si la agarra dormida puede ser fatal” afirmó la madre a Crónica.

“Ya pasaron dos semanas desde que me hablaron el jefe de Policía (Miguel Gómez) y el otro jefe de acá de Comodoro; yo quería hablar con el ministro Massoni para explicarle nuestra situación, pero ya se había ido, y como pasaron dos semanas sin respuestas, quería hacerlo público; dos semanas sin esos estudios pueden ser terribles, al menos me gustaría que el ministro de Salud nos escuche”, dijo.

“No pienso quedarme de brazos cruzados esperando la ayuda que me prometieron. Por ahora, gracias a Dios, la nena está bien pero tengo que estar alerta todo el tiempo” dijo Irma, quien dejó como contacto para quienes puedan colaborar los siguientes números telefónicos: +54 9 297 417 1298 (solo por Whatsapp) o llamarla al: 2975023024.