BUENOS AIRES (ADNSUR) - Con acompañamiento de legisladores de distintos bloques, el diputado nacional de Chubut Gustavo Menna presentó este jueves un proyecto de Resolución con el fin de que la Jefatura de Gabinete de Ministros dé explicaciones por la falta de pago a la Asociación de Bomberos Voluntarios de Epuyén del subsidio anual 2020, por más de 1,7 millón de pesos, que le corresponde por ley.

Menna destacó que los bomberos de Epuyén actuaron en los incendios desatados a principios de marzo en la Comarca Andina del Paralelo 42, y que afectaron a Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén, Cholila y El Maitén, con tres personas muertas, miles de hectáreas quemadas y cientos de viviendas destruidas.

En la presentación del proyecto, el diputado contó con el acompañamiento de Lorena Matzen (Río Negro), Roxana Reyes (Santa Cruz), Josefina Mendoza (Buenos Aires), Atilio Benedetti (Entre Ríos), Estela Regidor (Corrientes), Gabriela Lena (Entre Ríos), Brenda Austin (Córdoba), Hugo Romero (Córdoba), Lidia Ascárate (Tucumán), Gerardo Cipolini (Chaco), Álvaro de Lamadrid (CABA), Luis Pastori (Misiones), Ximena García (Santa Fe) y Claudia Najul (Mendoza).

La solicitud pide conocer “los motivos por los cuales la Subsecretaría de Gestión del Riesgo y Protección Civil, dependiente de la Secretaría de Articulación Federal del Ministerio de Seguridad, no ha cumplido con el pago del subsidio anual del año 2020, contemplado en el Sistema Nacional de Bomberos Voluntarios (ley 25.054), por la suma de $ 1.745.706,15 correspondiente a la Asociación de Bomberos Voluntarios de Epuyén, en Chubut”.

Menna le pide a Nación que explique por qué los bomberos de Epuyén no cobraron el subsidio anual

Al respecto, Menna sostuvo que el Sistema Nacional de Bomberos “contempla un apoyo financiero a favor de las asociaciones de bomberos voluntarios existentes a lo largo y ancho de la República Argentina”. Y dejó en claro que ese soporte económico “es vital para que todas esas entidades puedan funcionar y estar operativas”, y que ello “resulta un acto de estricta justicia, ya que se trata de asociaciones civiles que nuclean a ciudadanos que, a través del voluntariado, cumplen una función trascendente como es el cuidado y protección de la vida, la integridad física, la seguridad y el patrimonio de sus vecinos”.

Este trabajo lo realizan los bomberos “sin cobrar un solo peso y aportando de su propio esfuerzo y el de sus comunidades para adquirir el costoso equipamiento que supone la actividad bomberil”, dijo, y mencionó que el artículo 3° de la ley 25.054 “le reconoce a esta función el carácter de servicio público prestado de manera voluntaria”.

De manera complementaria, agregó que “los artículos 11, 12 y 13 de la ley 25.054 reconocen un subsidio anual a favor de cada asociación de bomberos voluntarios, que se financia con una contribución obligatoria que se paga al contratar las primas de seguro a excepción del riesgo vida”.

“Los fondos así recaudados se distribuyen de forma igualitaria entre todas las asociaciones y constituye un deber legal de la autoridad de aplicación transferir esos fondos dentro de los 6 primeros meses de cada año”, precisó el legislador. Sin embargo, “la autoridad de aplicación, esto es, el Ministerio de Seguridad, no ha cumplido con el pago del subsidio 2020 a la Asociación de Bomberos Voluntarios de Epuyén”, marcó Menna.

Asimismo, calificó de “inexplicable” la negativa a transferir a la entidad “lo que por derecho le corresponde, como así también el desinterés y desidia de los funcionarios de la Subsecretaría de Gestión del Riesgo y Protección Civil de la Población; de la Secretaría de Articulación Federal y de la propia ministra de Seguridad, que no han rendido ningún tipo de explicación sobre las razones de la falta de pago de estos aportes establecidos por mandato legal”.

Y recordó que “a los incumplimientos en las ayudas comprometidas para los vecinos del lugar que perdieron sus viviendas y herramientas de trabajo, al recorte de presupuesto del Sistema Nacional de Manejo del Fuego y del SINAGIR, se le suma esta denegatoria a cumplir con los aportes debidos a una asociación de bomberos voluntarios situada en una zona crítica y siempre amenazada por incendios forestales”.