COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El gerente de Banco Nación Comodoro Rivadavia, Adrián Rivalta, valoró el tope que dispuso el Banco Central sobre las tasas de financiación de tarjetas de crédito, del 55 por ciento anual, lo que significará un fuerte alivio para usuarios de estos instrumentos de compra, ya que hasta la actualidad los intereses sobre el saldo –tras pagar sólo el “mínimo” del vencimiento mensual- esos intereses podían superar el 100 o incluso llegar hasta un 140 por ciento anual, según las entidades bancarias o emisoras de tarjetas.

 “En el caso de nuestra institución, la tasa estaba en el 67 por ciento nominal anual, pero efectivamente lo que terminaba pagando el usuario era alrededor del 92 por ciento –detalló en diálogo con Actualidad 2.0, por radio Del Mar-. Es decir, se trata de una baja bastante importante en el costo”.

La referencia a las tasas del Banco Nación permite conocer que el costo financiero del resto del sistema era mucho mayor, ya que esta entidad, al actuar como regulador del sistema financiero, establece una referencia mínima, pero las entidades privadas estaban aún muy por arriba de esos valores.

“La banca privada y las tarjetas no bancarias estaban en un costo financiero superior al 140 por ciento anual, en la gran mayoría de los casos”, graficó Rivalta.

La tasa de financiación en tarjetas se aplica cuando una persona no puede pagar la totalidad de sus consumos, optando por cancelar el monto mínimo, por lo que el saldo carga con un interés que ahora no podrá superar el 55 por ciento anual.

Por ejemplo, si ante un consumo de 10.000 pesos, el titular de esa tarjeta sólo puede pagar el mínimo, de alrededor de 3.000 pesos, el interés se aplicaría sobre el saldo remanente de 7.000 pesos: en el caso de una tasa del 120 por ciento anual, por ejemplo, esto significaría que al mes siguiente esa diferencia se transformó en 7.700 pesos, pero además cada mes que transcurra sin cancelar el total, el saldo impago se va incrementando y cargando el interés mensual aplicado.

“En la actualidad, hay alrededor de un 55 por ciento de los usuarios de tarjetas que no alcanzan a cancelar el total de sus consumos, por lo que se financian pagando el mínimo y afrontando los intereses de esa financiación –explicó el directivo bancario-. Llega un momento en que el saldo impago se hace una pelota imposible de asumir, por lo que debe ser refinanciado o directamente se cae la tarjeta, porque no puede pagarlo. Por eso esta medida es de un gran alivio para el bolsillo de la gente. Además, en el caso de nuestra institución, incluso el tope va a ser menor, del orden del 48 ó 49 por ciento”.

CRÉDITOS PARA PYMES Y LÍNEA EMPRESAS

Además del tope a las tasas de financiación de tarjetas de crédito, Rivalta hizo un repaso de otras medidas recientemente lanzadas por el Banco Central, con el objetivo de reactivar el crédito. En ese marco, recordó que a mediados de febrero el Banco Nación lanzó, junto al Ministerio de Producción de la Nación, una nueva línea orientada para capital de trabajo destinada a pymes, con una bonificación de 12 puntos, a partir del Fondo de Desarrollo Productivo Nacional.

“Esto permite que la tasa final sea de 27,5 por ciento, cuando hasta hace algunas semanas un empresario que se acercaba al banco a buscar créditos para capital de trabajo no encontraba tasas inferiores al 60 por ciento –explicó el gerente-. Es decir, se trata de una baja muy importante. También hubo una reducción de tasas para el segmento Empresas, donde se establecieron líneas con el 38 por ciento en la cartera para haberes, contra el 63 por ciento que había a principios de este mes”.

 Ante la consulta de si pueden esperarse otras mejoras similares en créditos para consumo o hipotecarios, respondió: “Sí, lo estamos esperando, de hecho en las circulares internas que emite el Banco Central tiende a la generación de nuevas líneas y tasas más bajas que las actuales. Los que estamos en la jerga sabemos que por la baja de tasas de las Leliq (Letras de Liquidez, creadas durante el gobierno anterior, con el fin de captar ahorros en pesos y quitar presión sobre el dólar a partir de un interés extraordinariamente alto), que estaba cercana al 43 por ciento, tiene un impacto en todas las líneas de crédito, ya sea para empresas o personas: son inminentes las medidas que continúan con este programa de baja gradual de tasas”, concluyó.