ESTADOS UNIDOS (ADNSUR)- Durante la jornada del sábado se registraron cientos de casos de personas intoxicadas en Estados Unidos por ingerir desinfectantes, horas después de que el presidente Donald Trump sugiriera en una conferencia de prensa que inyectarse desinfectante y usar luz ultravioleta podría acabar con el coronavirus.

Tras las declaraciones de Trump, el Centro de Control de envenenamientos de Nueva York recibió al menos 30 llamadas relacionadas al consumo de lavandina, Lysol y otros productos de limpieza y desinfección. Según detallaron, en ningún caso se registraron muertes o se requirió hospitalización de urgencia.

Desde la Agencia de Manejo de Emergencias de Maryland (MDMEMA) expresaron: “Hemos recibido varias llamadas sobre preguntas sobre el uso de desinfectantes y coronavirus. Este es un recordatorio de que bajo ninguna circunstancia se debe administrar ningún producto desinfectante al cuerpo mediante inyección, ingestión o cualquier otra vía”.

Luego de las palabras del mandatario estadounidense, los mismos fabricantes de desinfectantes se vieron obligados a emitir comunicados remarcando que sus productos no deben ser consumidos de ningún modo.

"Como líderes globales en productos de higiene y para la salud debemos dejar en claro que, bajo ninguna circunstancia, nuestros productos desinfectantes tienen que administrarse adentro del cuerpo humano (sea por inyección, ingestión o cualquier otra ruta)", dijeron desde Reckitt Benckiser, la compañía británica que fabrica el Lysol.

“El Centro de Envenenamiento de Washington indica que el número de exposiciones a productos de limpieza domésticos como el blanqueador aumentó en un 23% desde el número de exposiciones informadas en este momento en 2019”, comentaron desde el Sitio oficial del Departamento Militar de Washington y su División de Manejo de Emergencias.

Fuente: Minuto Uno