COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El subsecretario de Ingresos Brutos, Pablo Francavilla, se refirió a los operativos que tuvieron lugar en los barrios Pueyrredón y Humberto Beghín, en el marco del control que el Municipio realiza en los comercios locales para corroborar que cumplan con las normativas vigentes.

En la oportunidad, se controlaron una serie de locales en diversos sectores de la zona sur de Comodoro Rivadavia, algunos de ellos fueron clausurados por irregularidades en sus obligaciones tributarias, documentación y medidas de seguridad; mientras que en otros casos, se les otorgó un plazo para la regularización de su situación, en función de la gravedad de las faltas. En esa línea, Francavilla aseguró que estos operativos continuarán en toda la ciudad.

En ese contexto, indicó que en el barrio Humberto Beghín “dimos con un comercio, al que veníamos a notificar por la falta de pago de impuestos y por no retirar su habilitación, y nos encontramos con dos empresas más funcionando en el mismo predio, las que no tienen constancia de haber iniciado el trámite de habilitación, ni tienen documentación en el lugar que lo acredite, además de registrar una importante deuda, por lo que se procedió a su clausura”.

“Además –agregó- no cumplen con ciertas medidas de seguridad, presentando ausencia de matafuegos en la planta de mantenimiento y en otros sectores, los mismos estaban vencidos”, detalló Francavilla e informó que se trata de “un depósito, una empresa dedicada a la venta de repuestos y otra al mantenimiento de automotores”.

Del mismo modo, señaló que se clausuró “una mueblería en Avenida Yrigoyen al 4400 y una pollería en Kennedy al 3000, en ambos casos por adeudar varios períodos de impuesto a los ingresos brutos y por no haber retirado las habilitaciones comerciales”.

En torno a los pasos a seguir, manifestó que “en cuanto a Ingresos Brutos, notificamos a través de un acta la deuda que tienen con el Municipio y, en lo que tiene que ver con el área de Habilitaciones, cada comercio deberá realizar los pasos pertinentes para obtener su correspondiente habilitación, previa regularización de su situación tributaria”.

Por otra parte, Francavilla solicitó a los comerciantes que actualicen la información relacionada a su domicilio fiscal. “Cuando se mudan, deben acercarse de inmediato a la Municipalidad e informar su nueva localización, porque en muchos casos nos encontramos que el domicilio que figura en los registros municipales, no concuerdan con la dirección donde llevan a cabo su actividad, por lo que los invitamos a regularizar esta situación a fin de evitar multas”.