Se cree que el martes 13 es sinónimo de mala suerte. Aunque se trata de un mito, para algunos es tal la fobia con este día que deciden no tomar grandes decisiones.

La creencia es un mito tan consagrado que muchos hoteles no tienen habitación 13, ni filas de avión 13, incluso hay edificios que pasan directamente de la planta 12 a la 14. Sin embargo, para dar con el origen de esta creencia hay que remontarse a la antigüedad.

El número 13 desde siempre fue considerado de mal augurio. Quizás se deba a que en la última cena hubo 13 comensales: Jesús y los 12 apóstoles. También la Cábala y las fábulas nórdicas aseguran que son 13 los espíritus malignos.

Por su parte, en el Apocalipsis, el capítulo 13 corresponde al anticristo y la bestia. Y en el Tarot este número hace referencia a la muerte y a la desgracia eterna.

Martes 13: ¿Por qué se considera un día de mala suerte?

Los martes tampoco tienen demasiada buena prensa. En 1453, un martes 13 de mayo cayó la ciudad de Constantinopla. Como esto significó un cisma para las potencias cristianas, ese día empezó a considerarse de mala suerte. 

El martes es una palabra que deriva del nombre del planeta que en la Edad Media apodaban como el "pequeño maléco".  También Marte es el dios de la guerra romano por lo que el día martes está regido por el planeta rojo, la destrucción, la sangre y la violencia.

 Además, se asegura que un martes 13 fue el día en que las lenguas comenzaron a confundirse durante la construcción del a Torre de Babel, luego de que Dios se enojara con los hombres y los condenara a no entenderse, por haber querido treparse al cielo.