MAR DEL PLATA - Casi 500 jóvenes se encontraban en una propiedad frente a los balnearios de Punta Mogotes cuando la policía llegó al lugar a desactivar la fiesta clandestina que había sido denunciada por los vecinos.

Tras una denuncia reportada minutos después de las 4, personal de la Patrulla Municipal se dirigió a una casa de dos plantas ubicada en Racedo y Avenida de los Trabajadores, frente a los balnearios de Punta Mogotes, donde confirmó que se realizaba un encuentro ilegal, en el marco de la pandemia por el coronavirus.

Fuera de la vivienda se encontraban grupos de jóvenes y autos estacionados en contra mano, por lo que se requirió asistencia policial, que sumó cuatro móviles del Comando de Patrullas Sur.

Los asistentes fueron obligados a desalojar el lugar, y según señalaron fuentes de la comuna, se recomendó a muchos de ellos que se retiren en taxi, en remise o que pidan que los fueran a buscar, debido a su estado de ebriedad.

Según fuentes de la Secretaría de Seguridad local, se retiraron aproximadamente entre 450 y 500 personas del lugar. Se dio intervención a la Fiscalía Federal.

Fuente: Télam