MAR DEL PLATA - En pleno invierno y a cuatro meses del inicio de la temporada de verano, los balnearios de Mar del Plata se adelantaron y consensuaron un documento de 20 páginas con un protocolo que les garantice el funcionamiento durante el verano.

La normativa todavía no fue revisada por el municipio pero se trata de un esbozo para delinear cómo sera la "nueva normalidad" durante estas vacaciones de verano ante la espera de una vacuna.

Según consignó La Capital de Mar del Plata este miércoles "el protocolo es extenso y abarca tanto la capacitación de personal del lugar, como el comportamiento de los clientes que decidan asistir y las restricciones que podrían aplicarse en las diferentes instalaciones".

El detalle de la propuesta de los balnearios:

Ingreso y egreso: Los turistas deberán completar una declaración jurada (por única vez) en donde conste que no se encuentran dentro de las causales previstas para la cuarentena. Quienes no cumplan con este requisito no podrán ingresar a los balnearios así como tampoco podrán hacerlo quienes revisten algunas de la causales para cumplir cuarentena o que presenten síntomas de la enfermedad.

Caminos diferenciados: Se propone además la identificación de caminos diferenciados para los usuarios que entran y salen del balneario hacia la playa y hacia la ciudad.

Capacidad máxima: Se determinará el número máximo de personas autorizadas a estar en los diferentes espacios del balneario a los efectos de garantizar el distanciamiento.

Reservas: En línea con lo que algunos balnearios de países como Brasil comenzaron a implementar, se sugiere la implementación de un sistema de reservas para controlar los ingresos al balneario y evitar superar las máximas autorizadas.

Carpas: En las carpas solo se permitirá un máximo de 6 personas y deberán ser desinfectadas diariamente al finalizar la jornada de apertura del balneario. Todos los procedimientos de desinfección y limpieza deberán quedar debidamente documentados y ser realizados con el equipamiento necesario para garantizar la higiene profunda. Este punto se replicará en todas las instalaciones del lugar.

Sombrillas: El máximo habilitado será de 4 personas y cada balneario tendrá la responsabilidad de garantizar “una distancia mínima de dos metros” entre cada unidad. Al igual que las carpas, las sombrillas deberán ser desinfectadas de manera diaria al terminar cada jornada.

Baños y vestuarios: Los baños podrán tener una capacidad máxima de personas limitada en función a la cantidad de inodoros y mingitorios con los que cuenten cada uno de ellos. Lo mismo ocurrirá con las duchas, mientras que en los vestuarios solo se permitirá una persona cada dos metros cuadrados de superficie. A los efectos de garantizar la distancia entre los usuarios que aguarden su turno para ingresar, los balnearios deberán colocar cintas o líneas demarcatorias en la parte externa de cada instalación. Por otra parte, el balneario deberá contar con una persona en la entrada, responsable de controlar que se cumplan dichas capacidades permisibles.

Piletas y gimnasios: Sólo se permitirá 1 persona cada 2 metros cuadrados de superficie de piscina / SPA. El ingreso de los usuarios deberá ser determinado además mediante un sistema de turnos, el cual será de 1 hora y deberá ser solicitado previamente en la administración. El mobiliario del lugar (sillas, mesas, reposeras, etc.) deberá ser desinfectado periódicamente, cada 2 horas, durante la jornada de apertura del balneario. Los gimnasios, en tanto, se regirán con las medidas ya aprobadas en los últimos días por la autoridad sanitaria municipal. Lo mismo ocurrirá con los establecimientos gastronómicos.

Juegos infantiles: Sólo se permitirá 1 persona cada 2 metros cuadrados de superficie para juegos infantiles. Los niños deberán ir acompañados solamente por una persona adulta y los juegos deberán ser desinfectados cada 2 horas durante la jornada de apertura del balneario. Al igual que en el resto de las instalaciones con capacidad máxima, se utilizaran cintas o líneas demarcatorias en la parte externa, para asegurar el distanciamiento mínimo obligatorio mientras se aguarda el ingreso. El balneario también deberá contar con una persona en la entrada, a fin de controlar que se cumplan dichas capacidades permisibles.

Capacitación: El protocolo presentado al municipio se pone especial hincapié en la capacitación del personal, la limpieza de manos frecuente, el uso de barbijo -en espacios cerrados como oficinas- y la colocación de cartelería alusiva a la pandemia y sus protocolos en todas las instalaciones.

Caso sospechoso: Ante la detección de un caso sospechoso el balneario deberá aislar a la persona involucrada, no tocar sus pertenencias, llamar a los teléfonos habilitados a tal fin por la Municipalidad e informar que hay una persona considerada caso “sospechoso de Covid-19”.