COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -   Este martes se realizaron 15 allanamientos  en domicilios de enfermeros, personal de limpieza y seguridad del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, en el marco de la investigación por el robo de 30 dosis de la vacuna Sputnik V. 

"El robo vamos a ir a buscar los responsables aunque nos cueste muchísimo más, tenemos que encontrar a los responsables  este hecho que es nefasto para la ciudadanía y es nefasto, porque entendemos que puede haber sido provocado por empleados públicos”, manifestó Federico Massoni, ministro de Seguridad del Chubut, el miércoles en conferencia de prensa. Sin embargo, desde ATE repudiaron los allanamientos entendiendo que justamente el personal no tiene responsabilidad sobre el resguardo de las vacunas sino las autoridades. "Es una vergüenza que hayan hecho esto con los compañeros", dijo. 

Este jueves por la mañana un grupo de trabajadores de la salud se manifestaron afuera de las oficinas del Área Programática de Salud, para repudiar los allanamientos a los empleados del Hospital Regional.

Paulina Carcamo, enfermera, en diálogo  con ADNSUR indicó que se concentraron para apoyar a los trabajadores cuyos domicilios fueron allanados: "Yo estuve en el vacunatorio el 9 de febrero. Había un remito con el que nos daban las vacunas y había una turnera (sic) que no podíamos modificar. En vista de esto, es imposible, como ellos dicen, que las chicas podrían haber tenido estas vacunas".

"Nos sentimos dolidos", aseguró la trabajadora sobre el señalamiento hacia el personal con respecto a la desaparición de las vacunas.  "Nosotros no teníamos ninguna injerencia en la cámara", explicó ; y reiteró que cuando las enfermeras llegaban, ya estaban las dosis determinadas para la cantidad de personas a vacunar.

La enfermera pidió garantías para seguir trabajando porque cuando se haga masivamente la campaña  " ahí nosotros no vamos a tener un control de nada" y también solicitaron las "disculpas pertinentes" porque incluso hay compañeras a las que les allanaron la casa de los padres. "Nos sentimos desprotegidos de todo porque capaz mañana que se pierdan vacunas , sea el día que yo vacune y tenga la policía afuera de mi casa",  afirmó.