La conductora de TV Maju Lozano causó impacto este miércoles al recordar la frase discriminadora que recibió, tiempo atrás, por parte de la dueña de una marca de ropa.

En el marco de un debate sobre la Ley de Talles en Argentina, el móvil de Todas las Tardes (Canal 9) se había trasladado a la ciudad de La Plata con el objetivo de conocer cómo funciona la máquina desarrollada por Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que permitirá la realización del Estudio Antropométrico Argentino (EAAr), un relevamiento destinado a conocer la medida exacta de los cuerpos.

En ese contexto, y en el marco de un intercambio de opiniones sobre las dificultades que atraviesa la gente para conseguir ropa de su talle, la conductora recordó el repudiable comentario que recibió por parte de una empresaria de la moda.

“Los talles que hay por lo general en los negocios de mujeres no tienen nada de parecido a lo real”, comenzó su intervención, y agregó a modo de ejemplo: “A lo mejor vos vas a una marca y sos M, y después vas a otra marca y sos L y capaz XL un en una marca y en algunas XL”.

En ese momento José María Muscari, presente en el piso, indagó: "¿Cuál sería el negocio de la marca, no vender a determinados cuerpos?”.

A modo de respuesta, Lozano recurrió a una anécdota personal. “Te voy a contar lo que me dijo la dueña de una marca muy famosa de acá: ‘A mí no me interesa vestir gordas’”, recordó.

Todas las Tardes: Programa del 03 de Agosto del 2021

Y amplió: "Porque tiene que ver con que algunas marcas, no solo de acá, de afuera también, necesitan que su ropa luzca de una determinada manera con una clase social, y con un montón de cosas”.

La charla continuó en relación a cómo el mundo de la moda se relaciona con la gordofobia y el debate sobre si eso cambió con el correr de los años, a lo que la conductora concluyó con otra situación vivida por ella.

“Lo que sucede mucho es que una determinada marca de ropa para mujeres, con un precio que pueden acceder solo mujeres que ganen muy bien, la foto te la hace una nena de veinte años. Entonces, están aspirando a que una mujer de 50 años acceda a esa ropa, pero la modelo pesa veinte kilos y tiene veinte años. Es absolutamente irreal”, cerró.