COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El intendente de Comodoro, Juan Pablo Luque, se expresó este martes en rechazo a los incidentes ocasionados en la Casa de Gobierno por militantes antimineros. "No hay acto de violencia que esté justificado, en la vida democrática debe primar siempre el diálogo", manifestó a través de su cuenta de Twitter. 

De esta manera se suma al repudio del propio Gobierno del Chubut y de distintos sectores, como la UOCRA y la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros del Chubut (CAPEM).

"Rechazo el ataque a la casa de gobierno provincial cuya reparación deberán pagar todos los vecinos y vecinas de la provincia", aseguró el intendente de Comodoro en las redes sociales.

Juan Pablo Luque on Twitter

Los incidentes fueron ocasionados tras la concentración en la Legislatura de grupos antimineros y la posterior marcha hacia Casa de Gobierno, en Rawson. Pasadas las 13 horas, comenzaron registrarse desmanes: tiraron piedras contra algunas ventanas y un papel con fuego a una oficina.  

En la tarde de este martes, el jefe de la Policía del Chubut, Miguel Gómez, aseguró que algunos de los manifestantes que protagonizaron los incidentes ya están identificados. "Hay algunos que utilizaron capuchas, otros gomeras, dañaron los cristales de Casa de Gobierno y lastimaron al personal policial", precisó.

Más temprano, desde la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros (CAPEM) del Chubut, emitieron un documento en repudio a los actos ocurridos en la capital provincial: "En el día de hoy, una vez más, tenemos que asistir al vandalismo y al destrozo de recursos públicos, y ser testigos de cómo, con total liviandad y desparpajo, se atenta contra el patrimonio que es de todos los chubutenses".

También el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) de Puerto Madryn, Javier Moya, solicitó diálogo y consideró que "de esta forma es imposible que exista. Siempre se intenta imponer por la fuerza las cosas, y no es la manera de lograr nada”. 

“Preocupa la vehemencia de los agresores. No toman conciencia que están rompiendo edificios públicos, que nos pertenecen a todos. Máxime cuando aún ni se han sentado a dialogar. No me quiero imaginar cuando llegue el momento de debatir el tema”, afirmó.