Joanna Kenny es conocida por crear contenido en sus cuentas de redes sociales hasta que logró convertirse en una influencer. La joven  muestran continuamente sus "imperfecciones" y su vello facial con el propósito de normalizar lo culturalmente impuesto como "belleza".

El body positive y la autoaceptación son también los mensajes que lanza Kenny, que cuenta con más de 78.000 seguidores en Instagram y cientos en TikTok, ya que abrió su cuenta hace tan solo dos meses.

Del Instagram de joannajkenny

"Como tantas otras personas, crecí creyendo que el vello facial visible era antihigiénico, poco atractivo y masculino. Esto es algo que debemos desaprender colectivamente como sociedad", reza una de sus publicaciones, en donde defiende que la depilación debería ser una "elección personal libre de juicios".

Ante sus intenciones constantes de cambios de paradigmas estéticos y aceptación, también recibe muchas críticas, a las que ella hace oídos sordos. Así, sigue apoyando a cada persona a que se muestre de una manera natural sin miedo a los prejuicios de los demás.