Un joven de 26 años fue detenido este domingo por intentar prenderle fuego la casa a uno de los vecinos que dio aviso de la fiesta clandestina. Lo habían denunciado ante la Policía, tras haber organizado la reunión este sábado por la noche. Ocurrió en la ciudad cordobesa de Río Cuarto.

Al parecer, el conflicto se habría originado luego que organizara un evento en su casa con más de 150 personas. Tras la denuncia, los efectivos de la policía llegaron al lugar y desactivaron el encuentro. Según informó la Unidad Departamental al medio de comunicación cordobés El Puntal, el joven es reincidente en la realización de fiestas clandestinas.

Pero la escena no terminó ahí, ya que el organizador del evento arremetió contra sus vecinos. En ese sentido, el joven le provocó daños a la ventana de una vivienda y prendió fuego una cortina de la casa de enfrente, con lo cual generó un principio de incendio que tuvo que ser sofocado por los bomberos.

Por la tarde de este domingo, luego de una orden de la Justicia, la Policía procedió a detener al joven, que quedó alojado en la alcaidía de la Unidad Departamental Río Cuarto.

Tras la detención, se realizó un allanamiento de la casa en cuestión, en donde encontraron y secuestraron equipos de música que habría utilizado con cierta regularidad para los eventos sociales no habilitados. Llamaron la atención de vecinos y afectivos de las fuerzas de seguridad el tamaño y la cantidad del equipamiento de sonido que se habría utilizado.

Esta situación se generó mientras continúan en vigencia las disposiciones sanitarias de la Provincia de Córdoba vinculadas al COVID, en donde se establece que no están habilitadas las reuniones de más de 10 personas en viviendas particulares ni la circulación de 0 a 6 durante los fines de semana.