Los taxis tendrán un aumento del 30 por ciento en una primera etapa, que comenzaría a regir una vez que se apruebe y promulgue la ordenanza, durante un lapso de 120 días, mientras que luego de ese período sumarían otro incremento del 21 por ciento. Así se desprende del proyecto de ordenanza elaborado por el Ejecutivo municipal, que ingresó en la sesión extraordinaria del martes para su tratamiento en el Concejo Deliberante.

Según el texto de la norma, al que accedió ADNSUR, la bajada de bandera pasaría a costar 159,10 pesos en la tarifa diurna y 184,27 en la nocturna, mientras que la ficha se elevaría a un valor de 5,30 y 6,13 pesos, para día y noche, respectivamente. 

“Una vez transcurrido el primer plazo –añade el proyecto- se aplicará el segundo tramo de aumento del 21 por ciento”, por lo que la bajada de bandera pasaría a 192,51 pesos y 222,96, respectivamente, mientras que la ficha subiría a 6,41 y 7,41 pesos, para los horarios diurnos y nocturno. 

De este modo, el incremento acumulado al sumarse las dos etapas se ubicaría en el orden del 57 por ciento, lo que es una adecuación importante pero que no llega al 70 por ciento que había solicitado en el inicio de la discusión una de las asociaciones de taxis de la ciudad. El tema había motivado discusiones internas entre distintos sectores, ya que desde otro de los sectores se indicó que el incremento no debería exceder entre un 35 y 38 por ciento, a fin de no perder viajes de trabajo.

En la actualidad, el valor es de 122,46 pesos para la bajada de bandera diurna y alrededor de 149 para la nocturna, que empieza a regir entre las 22 horas y las 6 de la mañana del día siguiente. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!