Los pandas gigantes ya no son una especie en peligro de extinción, anunciaron funcionarios chinos , en lo que fue considerada una victoria masiva para los esfuerzos de conservación en el país.

El número de pandas gigantes que viven en estado salvaje ha llegado a más de 1.800, lo que significa que la especie ha sido reclasificada como "vulnerable".

La nueva clasificación se produce después de que Beijing "llevó a cabo algunas actividades y medidas importantes para proteger la biodiversidad y logró resultados notables", dijo Cui Shuhong, jefe del Ministerio de Ecología y Medio Ambiente, en una conferencia de prensa.

Es notoriamente difícil lograr que los pandas se reproduzcan tanto en cautiverio como en la naturaleza.

También atribuyó el mérito a una supervisión más estricta de la aplicación de la ley y una importante represión de las actividades ilegales en las reservas naturales.

Los expertos dicen que China logró preservar a los animales, considerados un símbolo nacional, al tomar medidas que permiten la coexistencia de humanos y pandas.