MAR DEL PLATA (ADNSUR) - Ante el cierre de comercios y la falta de turistas y actividad en Mar del Plata, los lobos marinos avanzaron por las calles del puerto. En Comodoro, este miércoles apareció un lobito en medio de la ruta y lo salvaron los vecinos en Km.4, tal como informó ADNSUR.

El aislamiento social muestra modificaciones en el paisaje de todas las ciudades. En Rosario se detectó una baja de la polución ambiental, aire más puro y más peces en los arroyos. El fenómeno se visualiza en el mundo con el ícono de las aguas transparentes en Venecia y ahora se agrega una nueva imagen y es la de los lobos marinos en las calles de Mar del Plata, detalló diario La Capital. 

Lobos marinos sueltos en Mar del Plata

En la Banquina de los Pescadores, uno de los principales puntos turísticos de Mar del Plata tanto en verano como en invierno, el panorama es completamente diferente en medio de la pandemia por el coronavirus. En lugar de turistas, ante el cierre de comercios y el poco movimiento, se llenó de lobos marinos en las calles.

Durante el fin de semana de Pascuas causó asombro que un numeroso grupo de lobos marinos se haya instalado en los últimos días en las principales calles del paseo portuario. Así se los vio en un video que trascendió en las redes sociales y que muestra cómo los animales coparon el lugar para asolearse y descansar aprovechando que ahora nadie los molesta.

“Los lobos marinos están ocupando lugares en la Banquina de los Pescadores a los que antes se les dificultaba acceder por la presencia humana”, dijo el presidente de la Fundación Fauna Marina, Juan Lorenzani, en diálogo con La Capital de Mar del Plata.

Los lobos marinos invadieron las calles en medio de la cuarentena por el coronavirus

Por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y con la actividad pesquera reducida, los lobos de mar ganaron lugar en la banquina al conseguir mayor altura que en su hábitat natural, ubicado en una “playita” sobre la Escollera Sur.

En las fotos también se los puede ver transitando el sector del paseo comercial, allí donde cientos de turistas suelen concentrarse para comer y comprar recuerdos de la ciudad.